Navegar a...

Artículos recientes

La filosofía podría mejorar la inteligencia de los niños

Publicado por el 17 dic, 2014 en Ciencia y sociedad, Ciencias sociales, Divulgación Científica, Tercera Cultura | 0 comentarios

Ninguna otra área del saber despierta tantas dudas como la filosofía. Ubicar la filosofía en el conjunto del saber y la enseñanza de la filosofía en el conjunto de la educación es un tema de disputa al menos desde Platón, que en La república argumenta que la alta filosofía o “dialéctica” no debe enseñarse a menores de 30 años. Durante la síntesis escolástica medieval, la filosofía natural conserva un lugar seguro como “preámbulo de la fe” (preambula fidei). Esta síntesis es discutida, sin embargo, por los mismos teólogos que ven un peligro materialista en la libertas philosophandi alentada por los ilustrados radicales. Y desde que la ciencia moderna se separa de la filosofía, y surge el oficio de científico, entrado el siglo XIX, aparecen nuevos problemas. En España destaca la disputa entre Manuel Sacristán y Gustavo Bueno iniciada a fines de los años sesenta. Sacristán defiende que la licenciatura de filosofía debe desaparecer, y por tanto la enseñanza de filosofía para jóvenes. Gustavo Bueno publica una réplica extensa, El papel de la filosofía en el conjunto del saber, en la que defiende el mantenimiento de la licenciatura y la enseñanza de la filosofía contra las tentativas “neopositivistas” de suprimirla. Recientemente los físicos Stephen Hawking y Leonard Mlodinow (The grand design. 2012) añaden más leña al fuego al proclamar que “la filosofía ha muerto”, una aseveración de todos modos muy contestada, entre otros por el director de la revista Nature.

La disputa parece interminable. ¿Pero y si la filosofía fuera beneficiosa no ya para jóvenes y universitarios, sino para niños?

Altruismo patológico. Cuando la ayuda hace daño

Publicado por el 11 dic, 2014 en Ciencia cognitiva, Ciencia y sociedad, Tercera Cultura | 1 comentario

Hubo un tiempo en que el comportamiento altruista representaba un desafío para las teorías darwinistas. Pero llegó la “regla de Hamilton” y la luz se hizo. Los genes altruistas pueden prosperar en una población siempre que R*B>C , es decir cuando el producto del grado de parentesco entre los individuos y el beneficio recibido por el receptor supera el coste reproductivo que la acción altruísta acarrea para el donante. La “selección de parentesco”, título dado posteriormente por John Maynard Smith, explica por qué los familiares toman riesgos inusualmente altos en determinadas circunstancias y es la base de los demás tipos de cooperación altruista humana, desde el “altruismo recíproco” descrito por Robert Trivers hasta formas, evolutivamente mucho más novedosas, de ayuda y cooperación extendida.

El narcisismo de las pequeñas diferencias

Publicado por el 1 dic, 2014 en Tercera Cultura | 8 comentarios

Publicado en www.revistaleer.com

Los nacionalismos se apoyan en la idea de identidad, en la diferencia. ¿Existe algo así hoy en día en la España unitaria? Es difícil ver entre nosotros algún rasgo distintivo más allá del folclore. Nos vestimos todos en Zara, compramos en supermercados casi idénticos y en las llamadas nacionalidades históricas quien más quien menos tiene un progenitor español. Es un fenómeno que deja perplejo a cualquier observador.

Humanos superinteligentes

Publicado por el 25 nov, 2014 en Ciencia y sociedad, Divulgación Científica, Tercera Cultura | 13 comentarios

Aunque la inteligencia está en los genes no se trata de un rasgo biológico estable y tampoco se distribuye uniformemente en individuos y poblaciones. Es un rasgo sujeto a variaciones naturales y en el límite a modificaciones conscientes. Distintos factores ambientales influyen, desde la dieta a -quizás- la ingeniería genética. Según el famoso “efecto Flynn” el CI habría aumentado en muchas partes del mundo al menos a partir de los años 30 del siglo XX, España incluída, aunque aún no se conocen con precisión las causas y los límites. Incluso, según otros investigadores, el efecto descubierto por James Flynn se trataría en realidad de una mejora pasajera que enmascara una realidad más frágil.

Las personas más empáticas son más religiosas, pero piensan con menos claridad

Publicado por el 21 nov, 2014 en Ciencia y sociedad, Divulgación Científica, Tercera Cultura | 22 comentarios

De acuerdo con la teoría empatizadora-sistematizadora descubierta por el neuropsicólogo Simon Baron-Cohen, la mente de las personas puede ser clasificada sobre la base de estas dos dimensiones: empatía y sistematización. Tests basados en el reconocimiento de emociones faciales o sobre razonamiento mecánico mostrarían que las mujeres superan en general a los hombres en la escala de empatía y que los hombres superan a las mujeres en la escala de sistematización. Como hemos explicado otras veces, no se trata de una dicotomía. Hay hombres más empáticos y mujeres más sistematizadoras, pero existen interesantes diferencias tanto en el promedio como en los extremos de la distribución. Para Baron-Cohen los factores sociales no explican la totalidad de la variación, como evidenciaría desde fases del crecimiento muy temprano el papel de la testosterona fetal (Baron-Cohen et al., 2011).

El razonamiento espacial también ayuda a los hombres a conseguir más parejas

Publicado por el 17 nov, 2014 en Ciencia y sociedad, Divulgación Científica, Tercera Cultura | 2 comentarios

Microtus Pennsylvanicus es un tipo de roedor polígamo norteamericano cuyos machos compiten por obtener parejas nuevas que se encuentran dispersas en el territorio. El tamaño del área de distribución es precisamente uno de los responsables ambientales que influyen en las estrategias reproductivas. En las especies de roedores polígamos, pero no en los monógamos, los machos poseen habilidades espaciales superiores a las hembras que están mediadas por el papel de las hormonas sexuales, y que finalmente se traducen en el tamaño del hipocampo. Es decir, la selección sexual no favorece inexorablemente las diferencias sexuales, sólo lo hace cuando un sexo adquiere más ventajas reproductivas ampliando su área de distribución.

Guerreros Yanomamö. Coaliciones agresivas para trascender los vínculos locales

Publicado por el 10 nov, 2014 en Divulgación Científica, Tercera Cultura | 1 comentario

Históricamente, tenemos dos grandes teorías sobre el origen de la guerra y la violencia humana. Por una parte están los que creen que la guerra y la violencia forman parte esencial de la naturaleza humana, como rasgos compartidos con nuestros ancestros evolutivos, quizás desde hace millones de años. Un punto de vista más o menos representado por Hobbes, y por antropólogos modernos, como Napoleon Chagnon o Lawrence Keely. Por otra parte están los que creen que la guerra y la violencia son accidentes de la evolución humana, “antropólogos de la paz” que rechazan lo que llaman “mito del brutal salvaje” y suelen subrayar el papel de la civilización europea como desencadenante de violencia. A grandes rasgos, los antecedentes ideológicos de esta postura se pueden remontar hasta Rousseau, que atribuía a la cultura y educación el principal origen de las desavenencias violentas.

¿Una sociedad enajenada?

Publicado por el 3 nov, 2014 en Tercera Cultura | 23 comentarios

Damos cobijo, de nuevo, en Tercera Cultura a un artículo de Adolf Tobeña donde plantea dudas técnicas sobre algunas etiquetas psicopatológicas que se han convertido en habituales para analizar el  pulso secesionista que se vive desde hace dos años largos, en Cataluña, con una tensión social innegable. El comentario fue concebido para “El País” y ahí fue enviado, pero quedó enterrado. En Tercera Cultura  no tenemos inconveniente alguno, por el contrario, en alumbrar discusiones sobre la psicología del comportamiento político y si abordan cuestiones candentes, tanto mejor. Es algo que venimos haciendo desde el inicio de nuestra andadura, aunque los artículos de opinión no sean nuestro formato más común.

Dos “genes guerreros” explicarían el 10% de los crímenes

Publicado por el 2 nov, 2014 en Ciencia y sociedad, Divulgación Científica, Tercera Cultura | 0 comentarios

Las ciencias modernas de la conducta no entienden que “naturaleza” y “cultura” sean reinos antagónicos. Según la primera ley de la genética conductual (Turkheimer, 2000), todos los rasgos humanos son heredables. Esto incluye rasgos físicos, como la altura, el color de los ojos o la propensión a contraer enfermedades, pero también rasgos psicológicos como la inteligencia, la empatía o incluso la propensión a convertirse en criminal. Calcular la heredabilidad de cada rasgo e identificar los genes responsables, sin embargo, es una empresa difícil que sólo ha comenzado a prosperar.

De animales a dioses. Una breve historia de la humanidad

Publicado por el 30 oct, 2014 en Tercera Cultura | 5 comentarios

Yuval Noah Harari

Traducción: Joan Domenec Ros. Debate. Barcelona, 2014. 496 pp., 23’90 e. Ebook: 11’99 e.

El libro del que vamos hablar es un bombazo, un fenómeno editorial. Nos dicen los creadores de opinión que no nos lo debemos perder. Es un best-seller en Israel, se ha traducido a 30 idiomas y se han vendido 300.000 copias por todo el mundo. ¿Qué tienen Yuval Harari, su autor, y De animales a dioses, su libro, para tanto revuelo?

Creencias religiosas y creencias factuales. ¿Se contradicen?

Publicado por el 22 oct, 2014 en Divulgación Científica, Tercera Cultura | 9 comentarios

Las “creencias” no constituyen un fenómeno mental homogéneo, según la descripción de los científicos cognitivos. No se trata sólo de que creemos cosas distintas sino que creemos de forma diferente en diferentes dominios de la experiencia humana. A Neil Van Leeuwen le interesa en particular la distinción entre creencias factuales y creencias religiosas, y el resultado de su trabajo se ha publicado en el último volumen de la revista Cognition.

La agresión en los hombres. ¿Roles sociales o raíces evolutivas?

Publicado por el 18 oct, 2014 en Ciencia y sociedad, Ciencias sociales, Divulgación Científica, Psicología evolucionista, Tercera Cultura, Traducciones | 1 comentario

En casi todas las sociedades los hombres son los que se implican mayoritariamente en las guerras, todos los tipos de agresiones entre grupos y homicidios dentro del grupo, se movilizan en violentos ejércitos, bandas criminales, bandas de matones, etc. Estas observaciones son tan viejas como el mundo y nos permiten establecer una clara distinción entre los sexos masculino y femenino con respecto a su predisposición hacia la violencia. Las guerras son un producto biosocial de los hombres y un campo de manifestación masculina (Goldstein, 2001). Lo mismo se puede decir del crimen y la crueldad, muy estrechamente vinculados con la masculinidad.

Página 1 de 62123456...102030...Última »