20 septiembre, 2017

Conferencia Internacional para el estudio de las diferencias psicológicas individuales (ISSID 2017)

La personalidad humana también ha sido moldeada por la evolución. Y desde esta perspectiva, la psicología presenta una doble cara. Estudia los sistemas que han evolucionado para resolver problemas específicos con los que se encontraron nuestros ancestros, y que tuvieron un impacto en su supervivencia. Son lo que llaman “adaptaciones” y son prácticamente universales. Pero estos “sistemas” varían considerablemente a través de grupos e individuos, lo que termina traduciéndose no sólo en diferencias triviales del carácter o la personalidad individual, sino en las diferencias humanas que más importan y traen de cabeza a educadores y legisladores, desde el desarrollo económico y político al impacto de las conductas antisociales.

En la psicología de la personalidad habría algo así como dos “mundos” (Burgess y MacDonald, 2005): uno de mecanismos universales y otro de diferencias individuales. Ambos son aspectos complementarios. Las diferencias individuales ciertamente existen, pero son inteligibles dentro del rango normal que presentan los sistemas evolutivos –comunes a la especie.

Para el más influyente psicólogo diferencial del siglo XX, Hans Eysenck (1916-1997) “los individuos realmente difieren entre sí y parece que la psicología nunca será capaz de avanzar demasiado sin el reconocimiento de las complejidades que implica este hecho de la personalidad”. Eysenck fue un psicólogo muy popular que ayudó a subrayar la importancia de los procesos de personalidad, la necesidad de unificar las diferentes “escuelas” de psicología y también de avanzar hacia lo que Wilson llamaría “consiliencia” entre distintos niveles de análisis: desde el ADN hasta las interacciones sociales.

Auditorio de la Universidad de Varsovia

Después de varias décadas de estudio, sin embargo, los psicólogos diferenciales no han logrado consensuar una teoría capaz de unificar el campo de la personalidad. Distintos modelos, como los “grandes cinco” (Apertura a la experiencia; Responsabilidad; Extraversión; Amabilidad; Neuroticismo) o HEXACO (Honestidad/Humildad; Emocionalidad; Extraversión; Amabilidad; Responsabilidad y Apertura a la experiencia) compiten por dominar el paradigma, y otros conceptos como la “triada oscura” (Narcisismo; Maquiavelismo; Psicopatía) que generan mucha discusión son en realidad de acuñación bastante reciente. Por otra parte, la psicología científica, y muchas otras áreas de la ciencia, están aquejadas por una seria crisis de reproducibilidad. John P.A. Ioannidis (2005) llegó tan lejos como para afirmar que la mayoría de los hallazgos de investigación –no sólo en psicología– son falsos, debido a sesgos de la investigación y métodos estadísticos defectuosos.

Philip Corr, de la universidad de Londres, pasó revista a estas controversias en la sesión inaugural de la Conferencia Internacional para el estudio de las diferencias psicológicas individuales (ISSID 2017), celebrada en Varsovia del 24 al 28 de julio.

Pero al lado de los problemas y expectativas no cumplidas, también se presentan nuevas oportunidades para la psicología diferencial: grandes muestras que incluyen países no occidentales (y no sólo “WEIRD”), “Big data”, metaanálisis o cuestionarios diseñados para detectar mejor los engaños de los participantes.

Vigilados por los emblemas robustos de la ciudad y el país –el águila imperial y la sirena blandiendo una espada– el gran auditorio de la universidad de Varsovia alojó varias conferencias principales: David Buss habló sobre la moralización de la sexualidad desde una óptica evolucionista, Michael Eysenck sobre el rasgo de ansiedad, o Dan P. McAdamus, que describió la forma en que la personalidad se entiende en términos de historias biográficas.

En sesiones paralelas psicólogos de todas las nacionalidades y continentes trataron una enorme variedad de temas –incluyendo unos pocos participantes españoles como Roberto Colom, que presidió una discusión sobre talento y creatividad– desde la regulación de la ansiedad hasta la conducta anti-social o la psicología del nacionalismo. Debido a su interés, algunos de estos temas específicos los trataré durante semanas sucesivas en una serie de posts dedicados a ISSID 2017.

About The Author

Related posts

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *