22 octubre, 2017

Crónica: Evening Discussion with Richard Dawkins

navaja_portada

Juan Abreu, Retrato de Richard Dawkins

 

crónica · Evening Discussion with Richard Dawkins

 

Una tarde europea con Richard Dawkins

 

Equipo EUROMIND

Este 29 de noviembre la biblioteca del Parlamento Europeo tuvo el honor de contar como invitado con Sir Richard Dawkins. El etólogo y divulgador inglés, considerado una de las personalidades científicas más influyentes del mundo, estuvo acompañado por la presidente estadounidense de su propia fundación, Robyn Blumner, por el coautor del libro Imposturas intelectuales Jean Bricmont y por el periodista Arcadi Espada.

_0ev0170-copia
Juan Abreu, Richard Dawkins y Teresa Giménez Barbat. Foto: Eric Vidal

El evento que los reunió a todos en Bruselas partió de una iniciativa de la diputada europea del grupo ALDE Teresa Giménez Barbat.

A estos cuatro conferenciantes se sumó una multicolor representación de políticos, periodistas, intelectuales y activistas no sólo europeos, y no sólo de una tendencia, que llenaron el aforo de la biblioteca. Estaban presentes Maryam Namazie, del Consejo de Ex Musulmanes de Gran Bretaña, Zehra Pala, presidenta de la asociación de ateos turcos Ateizm Dernegi o el pintor hispanocubano Juan Abreu, que al inicio del acto entregó a Dawkins en persona un retrato.

Dawkins y Bricmont: Del origen del universo a la dieta humana

En la primera parte de la tarde Richard Dawkins y Jean Bricmont tuvieron una conversación abierta. Bricmont, un profesor de la universidad católica de Louvain que piensa que podemos dar un sentido a algo tan complejo como la física cuántica, sin embargo expresó un punto de vista más escéptico sobre la ciencia actual, lamentando la falta de libertad para debatir sobre áreas importantes como el cambio climático. A propósito de las controversias sobre el impacto en la salud de las grasas saturadas, el físico belga pone incluso en duda que podamos estar seguros sobre cosas como el origen del universo cuando no lo estamos aún de las dietas. Dawkins admitió el problema de dar respuestas apresuradas a problemas complejos: “Una de las mejores cosas que tiene la ciencia es que nunca nos molesta decir: no lo sé”.

_1ev0920-copia
Richard Dawkins, Teresa Giménez Barbat y Jean Bricmont. Foto: Eric Vidal

El etólogo inglés también aprovechó para aclarar algunos malentendidos comunes; intentando despejar, por ejemplo, el miedo a que el determinismo biológico tiña los debates sobre la relación entre sexo y biología: “No estamos condenados por los genes a seguir ningún papel social en particular”.

También alertó sobre un exceso de optimismo sobre el uso de organismos genéticamente modificados: “Deberíamos llegar a un equilibrio entre el principio de precaución y la idea de que nunca hay que innovar”, y rechazó equiparar como igualmente irracionales la creencia en la homeopatía, que en su opinión “roza con la desgracia” y las críticas a los OGM.

Robyn Blumner: Entre ángeles y ateos

Robyn Blumner ilustró en su charla algunas de esas interferencias entre ciencia y religión denunciadas infatigablemente por el mismo Dawkins, mostrando ejemplos concretos de los Estados Unidos, donde casi el 80% de la gente aún afirma creer en ángeles y los ateos aún son vistos como extravagancias no elegibles para cargos públicos. Un presidente abiertamente ateo lo tendría más difícil para ser elegido como presidente que un musulmán, un negro, un cristiano evangélico, un mormón, un judío o un católico. Sólo los socialistas están peores vistos.

Blumner también subrayó que la secularización es una tendencia en ascenso incluso en una sociedad aparentemente anómala como la estadounidense: según encuestas, el porcentaje de personas que dicen creer “que los seres humanos han evolucionado y que Dios no tiene nada que ver con eso” se ha elevado del 9% en los años 80 al actual 19%”.

Arcadi Espada: “Tercera cultura” para el periodismo

Antes del turno final de preguntas, Arcadi Espada discutió el “modo de representación de la realidad” dominante en un periodismo sobreexpuesto a la idea de “cultura”.

Para Espada la deriva actual en la “producción de mentiras”, que algunos etiquetan como una presunta “época de la post-verdad”, en realidad arraiga en una larga lucha cultural por deslegitimar la idea misma de verdad en el periodismo, “Un género cultural practicado por gente de izquierdas, donde se piensa que la verdad es de derechas”.

Espada coincidió con la apreciación de Dawkins valorando el papel científico de la duda: “El periodismo vive una histeria de la causa. Todo tiene que tener una explicación, porque tiene que haber un culpable”.

Sobra periodismo cultural y falta periodismo científico. Necesitaríamos un mayor equilibrio entre las ciencias y las letras.

El consejo de Dawkins para Europa

_1ev1033-copia
Richard Dawkins, Jean Bricmont, Teresa Giménez Barbat y Robyn Blumner. Foto: Eric Vidal

La Unión Europea es un proyecto que cuenta con la creatividad, la innovación, la educación y la ciencia como signos distintivos. El apoyo ofrecido al proyecto Horizonte 2020 lo ilustra. Este propósito contrasta con las tendencias que parecen avecinarse en el mundo multipolar, con sus nuevas hegemonías políticas donde prima la cantidad sobre la calidad, y donde el autoritarismo y el populismo sentimental regresan como tentación.

Pero no todo son buenas noticias para la ciencia europea. El impacto del Brexit sobre la investigación y la ciencia aún está por determinar, aunque Dawkins se mostró tajante: “Tras el Brexit siento vergüenza de ser inglés”.

También se lamentan otras decisiones políticas recientes, como la de suprimir la figura de un consejero científico independiente en la Comisión Europea.

Por otra parte, las relaciones entre ciencia y política están lejos de resolverse en un entorno cultural donde la aplicación del método científico, particularmente en algunas áreas sensibles, aún se ve como una anomalía o incluso como algo potencialmente “controvertido”.

En conversaciones políticas marcadas por el calor ideológico la aparente frialdad de la ciencia es un visitante sospechoso. Sólo queda recordar el mensaje final de Dawkins a los parlamentarios: “No utilicen las emociones al decidir sobre temas que duran más de un mandato”.

 

About The Author

Related posts

4 Comments

  1. Pingback: Las ‘fake news’ empezaron cuando decretaron que en periodismo la objetividad no existe – BLOGS L2N

  2. Pingback: Las ‘fake news’ empezaron cuando decretaron que en periodismo la objetividad no existe – BLOGS L2N

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *