24 Mayo, 2017

La guerra antes de la civilización

Estoy leyendo actualmente The barbarous years, del historiador Bernard Bailyn. Pinta un cuadro bastante siniestro de la Norteamérica del siglo XVII. Aunque nuestras fuentes históricas se ocupan principalmente de masacres y atrocidades que afectan a los europeos, que desempeñaron a tan a menudo el papel de víctimas y verdugos, las guerras crueles e inmisericordes eran igual de comunes entre las sociedades de nativos americanos.

Los hombres eran acechados y asesinados cuando participaban en expediciones de caza, mientras las mujeres corrían riesgos al abandonar los asentamientos para recolectar bayas y nueces. Ocasionalmente, grandes guerras asolaban villas enteras, incluso aquellas que estaban bien protegidas por muros defensivos (y muchas lo estaban).

Ciudad nativa de Florida que muestra una fortificación y casas con techos de paja. Es un grabado de Theodore de Bry hecho en 1591 y basado en pintura Jacques le Moyne de Morgues había concluído poco después de su llegada al Nuevo Mundo en 1564 (De Lorant 1946:95). Fuente
Ciudad nativa de Florida que muestra una fortificación y casas con techos de paja. Es un grabado de Theodore de Bry hecho en 1591 y basado en pintura Jacques le Moyne de Morgues había concluído poco después de su llegada al Nuevo Mundo en 1564 (De Lorant 1946:95). Fuente

Los vencedores cometían pillaje en los almacenes de comida, destruían las cosechas y quemaban las casas, se deshacían de los heridos y arremetían contra los supervivientes. Aunque a menudo las mujeres y los niños eran adoptados por la tribu vencedora, los guerreros derrotados usualmente eran torturados hasta la muerte.

A menudo se mutilaban los dedos de los prisioneros o bien les eran cortados para incapacitarlos en futuras guerras, se tajaban las espaldas y los hombres eran torturados sistemáticamente por mujeres que cortaban sus cuerpos y arrancaban tirones de carne, y por niños que abrasaban las partes más sensibles de sus cuerpos inmovilizados con carbones calientes. [Al final] lo más probable es que fueran quemados hasta la muerte después del descuartizamiento, después de que se comieran algunas de las partes de sus cuerpos, y que sus captores bebieran su sangre como celebración.

Jacques Le Moyne de Morgues. Escena de canibalismo. Fuente
Jacques Le Moyne de Morgues. Escena de canibalismo. Fuente

La inseguridad y la guerra, con un riesgo constante de muerte súbita (o peor, dolorosa y degradante), era la condición típica de las sociedades humanas antes de la “civilización”, antes de los grandes estados con sus gobiernos y burócratas, fuerzas policiales, jueces y tribunales, economías complejas e intrincada división del trabajo.

Algunos antropólogos ponen objeciones al empleo de sociedades conocidas de indios americanos como espejo de la vida en sociedades tribales de pequeña escala antes del auge de los estados civilizados y sus imperios. Argumentan que la llegada de los europeos a las Américas con sus gérmenes, herramientas de metal, armas y un apetito insaciable para ciertos bienes comerciales (como las pieles) desestabilizó a las sociedades nativas y aumentó la intensidad y letalidad de sus guerras inter-tribales. Hay grandes méritos en este argumento. Más generalmente, la intensidad de la guerra ha variado considerablemente entre diferentes regiones, y dentro de regiones, a lo largo del tiempo. Sin embargo, la vida en sociedades de pequeña escala era mucho más precaria y violenta de lo que la mayoría de las personas imagina.

Sabemos que esto es cierto porque la arqueología nos dice mucho hoy, en comparación a unas décadas atrás, sobre la vida en las sociedades anteriores a la historia. Consideren, por ejemplo, la villa de Oneota Indians, que vivió a lo largo del rio Illinois hace 700 años (200 años antes de Colón). Los arqueólogos localizaron el cementerio de la villa (el sitio conocido como “las granjas Norris #36”) y estudiaron los restos de 264 personas que fueron enterradas allí. Al menos 43 de ellas, el 16 por ciento, murieron de una muerte violenta. De acuerdo con George Milner:

Muchos de ellos resultaron heridos en sus frentes, costados y espaldas con armas pesadas, tales como celtas (hachas de piedra), o resultaron disparados con flechas. Aparentemente algunas personas estaban enfrentándose a sus atacantes, mientras que otros no lo hicieron. Presumiblemente, estos últimos resultaron heridos mientras trataban de huir. Ocasionalmente, las víctimas recibieron muchos más golpes de los necesarios para causarles la muerte, quizás varios guerreros asestaron golpes para compartir el asesinato. Los cuerpos a menudo fueron mutilados y se les arrancaron caballeras, cabezas y miembros. Animales carroñeros se alimentaron de muchos cuerpos, que se dejaban al aire libre hasta que fueran encontradas y enterradas sus partes en el cementerio de la villa. El patrón de las muertes sugiere un estado constante de guerra, con hombres y mujeres siendo emboscados en solitario o en pequeños grupos cuando salían a cazar o recolectar. En otras palabras, la villa Oneota era bastante similar a muchas villas posteriores observadas por los europeos, aunque, como dije antes, el nivel general de violencia aumentó considerablemente en la era poscolombina.

La proporción estimada que murió por muertes violentas, el 16 por ciento, se sitúa en el rango medio de tales estimaciones para poblaciones prehistóricas. Esto no quiere decir que su vida fuera uniformemente siniestra. En ocasiones la gente que vivía en sociedades de pequeña escala disfrutó periodos de paz y prosperidad. Pero en otras ocasiones persistió una guerra incluso peor que la de las villas Oneota. Aproximadamente al mismo tiempo pero varios cientos de kilómetros más lejos al norte del asentamiento Oneota, en Crow Creek, Dakota del sur, existió una villa de hablantes de caddoano. Crow Creek es una de los sitios de masacres más famoso de la prehistoria. Se trataba de una villa importante protegida por un muro defensivo, pero de cualquier modo resultó superada y completamente destruída por sus enemigos.

Jacques Le Moyne de Morgues. Ataque a una villa india con flechas ardientes. Fuente
Jacques Le Moyne de Morgues. Ataque a una villa india con flechas ardientes. Fuente

Esqueletos de alrededor de 500 cuerpos, apilados en una fosa común, muestran evidencias de muerte violenta seguida de mutilaciones masivas. Esencialmente todos los cuerpos fueron descuartizados, y muchos fueron decapitados o cortados sus miembros. Algunos tenían sus lenguas cortadas.

Jacques Le Moyne de Morgues. Cómo trataban los indios los cuerpos de sus enemigos. Fuente
Jacques Le Moyne de Morgues. Cómo trataban los indios los cuerpos de sus enemigos. Fuente

 

Nota añadida: El título de este post, por supuesto, sigue el título del libro pionero de Lawrence Keely.

Publicado en Social Evolution Forum y traducido con permiso.

 

About The Author

Related posts

1 Comment

  1. Pingback: La guerra antes de la civilización

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *