Navegar a...

Publicado por el 31 ago, 2010 en Tercera Cultura | 3 comentarios

¿Qué es un recuerdo?

Este artículo ha sido leido 591 veces

Por nuestro colaborador Arcadi Espada en elmundo.es

Una correspondencia con Sam Cooke:

Apreciado investigador:

¿Qué es un recuerdo?Soy un periodista español, que trabaja en el diario El Mundo y que se interesa por los asuntos de la neurociencia. He leído con mucho interés «Mejorar la memoria, borrar el recuerdo: el futuro de nuestro pasado», la traducción española de su artículo incluido en What’s Next? Dispatxes on the Future of Science, editado por Max Brockman. En ese artículo hace usted algunas referencias a la posibilidad futura de poder borrar determinados recuerdos y también a la posibilidad de introducir otros nuevos. No me interesa ahora la verosimilitud de estas hipótesis, si no algo previo. ¿Qué significa aislar un recuerdo?  

Me explico, o lo intento al menos. Imagine que una pareja de recientes divorciados quiere borrar su vida en común. ¿Qué borrarían? ¿Todos los recuerdos donde apareciera la imagen «gráfica» del otro? ¿Todas las referencias “textuales” al otro, incluidas en otros recuerdos? ¿Borraríamos como actúa una bomba de neutrones, es decir, respetando la parte no afectada del edificio de una evocación cualquiera? ¿Borraríamos a la manera de los retocadores de fotos estalinistas?

Mi pregunta es cómo puede usted hablar con tanta facilidad conceptual del acto de borrar un recuerdo cuando borrar un recuerdo es borrar una cadena, finita, pero de densidad inimaginable, de sucesos implicados.

Le agradezco su tiempo.

Cordialmente
Arcadi Espada

Hola, Arcadi. Gracias por leer mi artículo. Me alegra que lo encontraras de algún modo estimulante.

La cuestión es compleja. En realidad borrar un recuerdo completo —como en la película Eternal sunshine of the spotless mind, [«Eterno resplandor de una mente sin recuerdos», se tituló en España se tituló como ¡Olvídate de mí!], en la que no reconoces a un antiguo amante en ningún sentido está muy lejos de ser posible, salvo que fuese inmediatamente después de la experiencia. Por ejemplo, podrías ser testigo de un asesinato y después golpearte en la cabeza o recibir una descarga eléctrica. Un golpe que te deje inconsciente o electrocutarte evita a menudo la consolidación de la memoria a largo plazo, así que es posible que un recuerdo (sólo que formado recientemente) del asesinato y de quién lo perpetró se borrara completamente.

Cabe imaginar que esto podría ser un importante tratamiento para los soldados en guerra que presencian algo que preferirían olvidar, o para mujeres que han sido violadas. Si se pudiera desarrollar una píldora que tomasen inmediatamente después de un suceso traumático, entonces el grado de estrés postraumático podría ser potencialmente reducido en tiempo de guerra.

Los recuerdos a largo plazo de acontecimientos discretos —como dónde estabas y qué estabas haciendo cuando el World Trade Center fue atacado por aviones el 11-S— también están demasiado consolidados como para ser borrados por un golpe en la cabeza, una descarga eléctrica o por alguna droga conocida que no cause algún otro daño irreparable. En cualquier caso, hay una serie de informes en la literatura científica que dicen que el componente emocional de cualquier recuerdo bien formado puede ser borrado. Es decir, que pronto podría haber tratamientos para desórdenes postraumáticos y fobias que puedan darse mucho después de los acontecimientos traumáticos, o los que los provocaron. La experiencia real y los acontecimientos serán recordados, pero el impacto emocional puede perderse de forma selectiva.

Aquí hay un artículo relacionado que he colgado en mi blog (en el cual no he añadido nada después por problemas de tiempo; espero tener pronto la suficiente disciplina para contribuir regularmente y mantenerlo actualizado).

Incluye más detalles sobre el modo en que los laboratorios enfocan este problema.
Es realmente difícil saber qué comprende un recuerdo individual —como dice usted, «es una cuerda finita… de inimaginable densidad». De hecho, sumamos a nuestro recuerdo original cada vez que lo recordamos, y adquiere cierta complejidad (por eso pueden surgir los falsos recuerdos, por ejemplo). ¿Cómo podríamos borrar selectivamente sin un impacto en los otros recuerdos?

Todd Sacktor y algunos colegas en la SUNY, en New Jersey, han demostrado ahora que es posible borrar recuerdos en animales usando un inhibidor específico de enzimas (un inhibidor peptídico de proteína kinasa M zeta) que puede revertir todos los mecanismos de la memoria en el cerebro sin destruir tejido. Este tratamiento también permite que los recuerdos sean reformados a través de la experiencia. Por tanto, si un recuerdo se almacena de forma muy local, como ciertas formas de habilidad y de percepción, parece posible borrarlo con una aplicación local de este inhibidor químico. Podrá imaginar que esto puede ser muy útil en el tratamiento de dolencias físicas y otros desórdenes motrices, pero tendría que usarse con un increíble control que aún no es posible.

La mayoría de los recuerdos están probablemente distribuidos por todo el cerebro, es decir, que no podemos localizarlos fácilmente señalando un área de células o sinapsis donde se almacenan los recuerdos. Por tanto, un enfoque más sofisticado requeriría borrar los recuerdos sin daños colaterales. Aún no estamos cerca de ser capaces de hacerlo. La neurociencia está llegando al estadio en el que podemos observar el cerebro en acción usando técnicas de imagen con precisión cada vez mayor. Si estas técnicas se volvieran lo suficientemente precisas seríamos capaces de «ver» un recuerdo tal y como una persona lo reexperimenta (no experimenta el recuerdo en sí pero ve lo que el cerebro hace cuando lo experimenta). Podemos potencialmente imaginar, también, ser capaces de encontrar formas de localizar la difusión de las áreas que se activan selectivamente y revertir la plasticidad que estaba originalmente implicada al almacenar el recuerdo.

De todos modos, si tiene más consultas, hágamelo saber.

Mis mejores deseos,
Sam

3 Comentarios

  1. La verdad, no se me había ocurrido que pudieran surgir esas dudas acerca de la hipótesis de trabajo de Sam Cooke. Hace ya tiempo que se viene considerando la posibilidad de encontrar una forma de desactivar la eficacia nociva de un trauma concreto, su correlativo stress (postraumático). En efecto, se suele pensar en una violación, un secuestro, un evento puntual.

    Pero es cierto que, puestos a dejar flotar la imaginación, da que pensar en el “soma” de la novela de Aldous Huxley.

  2. Es un tema fascinante que desde luego recuerda las novelas de ciencia ficción.

  3. AL CUESTIONAR EL LIBRE ALBEDRIO, ROMPE CON MUCHO DEL CONOCIMIENTO APRENDIDO. ES MUY DIFICIL HACER TODO LO ANTERIORMENTE DICHO A UN LADO Y QUITARLE LA AUTONOMIA A NUESTRO PROCEDER DIARIO

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − tres =