Tercera Cultura
Dejar un comentario

Tatuaje emisor-receptor

Tatuaje temporal que es micrófono, emisor y receptor

Todos hemos visto estos «tatuajes» temporales que suelen utilizar los niños. Son pegatinas que se ponen en la piel pero que se eliminan en poco tiempo. Parecen tatuajes en la piel pero no lo son.

Tatuaje emisor-receptorEn entornos de mucho ruido, como por ejemplo el campo de batalla de la guerra, los micrófonos normales son inútiles pues tan solo recogen el ruido del ambiente. Para solucionar el problema ya hace mucho tiempo que se inventaron los micrófonos de garganta que hacen caso omiso del ruido y lo que detectan es la vibración de las cuerdas vocales. El sonido es muy malo pues se pierden todos los matices que introducen la boca y la lengua, pero es suficiente para muchas cosas. Por ejemplo, para un trabajador en máquinas de mucho ruido puede servir para enviar comandos como «Arranque» o «Stop».

En 2011 Todd Coleman de la Universidad de California y Rocardo Gil en el Instituto Salk de la Jolla, California, crearon un circuito con hilos conductores tan finos como un cabello humano que estaban contenidos en un paquete transparente y que se aplicaba como un tatuaje temporal para detectar señales asociadas con el corazón y con los músculos. A este tipo de circuitos sobre soporte transparente, flexible y estirable se les suele llamar tatuajes electrónicos temporales.

Ya en este año, Todd Coleman desarrolló una serie de electrodos para medir señales complejas del cerebro que se aplicaban a la piel como un tatuaje, sin necesidad de ningún líquido conductor.

Hace unos días, la empresa Motorola Mobility, cuyo dueño es Google, ha presentado para patentar un tatuaje temporal electrónico que pegado a la garganta hace de micrófono y de emisor receptor. Funciona con un dispositivo de comunicación móvil (DCM), que se lleva en el cuerpo. El DCM emite una señal que utiliza el «tatuaje» para alimentarse de electricidad. El tatuaje tiene sensores que detectan los movimientos de las cuerdas  vocales; es decir, que funciona como un micrófono de garganta; además, emite la señal recibida al DCM mediante el sistema de comunicaciones Bluetooth, y también es capaz de recibir señales del mismo para ponerse en marcha o pararse.

Además de los usos de los que ya hemos hablado, en la patente también hablan de usarlo como detector de mentiras debido a que puede medir las variaciones eléctricas que ocurren en la piel cuando se miente.

Lo más interesante de esos tatuajes, poco invasivos, es que pueden leer las señales de nuestro cerebro para, por ejemplo, conducir una silla de ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *