Todas las entradas etiquetadas Neurofilosofía

Terceristas

Dos estudiantes universitarios han puesto en marcha desde Chile un podcast sobre la «Tercera Cultura«, esa especie de «escapatoria» a la incomprensión secular de las ciencias y las artes. Los autores empiezan citando un trabajo publicado en Journal of Research in Personality que estudiaba las diferencias emocionales entre los lectores de ciencia y de literatura, avalando en parte el arquetipo del hombre de ciencia socialmente disfuncional. Frente a esta mutua incomprensión, denunciada por C.P. Snow hace 50 años, las ciencias cognitivas y las neurociencias prometen orientar una salida digna del malestar cultural. Si nos gustan las ciencias duras, ya no estaríamos obligados a convertirnos en otra versión del aturdido Profesor Tornasol… Como denuncian los autores del podcast, las ideas de la Tercera Cultura aún encuentran muchos obstáculos emocionales e institucionales. A los intelectuales humanistas siguen sin interesarles las ciencias naturales y los científicos de las disciplinas «duras» reprochan la orientación excesivamente especulativa y popular de los «terceristas». Estos prejuicios, algunas veces justificados, otras proceden del actual sistema de publicación científico, muy rígido y especializado, y de la …

Neuroética e historia

En los últimos tiempos la neuroética ha dejado de entenderse solo como una parte de la bioética, es decir, como una «ética de la neurociencia», para pasar a engrosar una rama de la neurofilosofía y de la filosofía moral. De acuerdo con Michael Gazzaniga (autor de The ethical brain), la neuroética se ocuparía de examinar «los asuntos sociales de la enfermedad, la normalidad, la mortalidad, los estilos de vida y la filosofía de la vida de un modo informado por nuestro entendimiento de los mecanismos subyacentes del cerebro». La neuroética empieza a consolidarse incluso como institución académica, y su interés se muestra en el rápido crecimiento de referencias a través de libros, artículos, comentarios periodísticos, congresos o redes universitarias. Hoy en día prácticamente nadie informado negaría que la neurociencia cognitiva, y su desarrollo como «neuroética», es relevante para comprender los fenómenos éticos. Lo que se discute es la fuerza y alcance de su influencia en las humanidades, en el nivel «meta» tradicionalmente relacionado con la filosofía. Arne Rassmuson, por ejemplo, critica el «neuroptimismo» liberal de Gazzaniga en un artículo …