Tercera Cultura
comentarios 2

Stradivarius y doble ciego

Autor: Félix Ares

En una prueba doble ciego los violines Stradivarius suenan peor que los modernos

Stradivarius y doble ciegoEs un hecho constatado multitud de veces que nuestras perspectivas influyen en el modo en el que percibimos el mundo exterior. Por ejemplo, si creemos firmemente que una medicina nos va a curar, muchas veces sentiremos mejora aunque esta no haga nada. Para evitar esos sesgos el método científico desarrolló lo que se llama método del doble ciego. En el caso de nuevas medicinas, el doble ciego consiste en hacer dos grupos de personas, a uno se le da la nueva medicina, a otro algo inocuo y se analiza la evolución de los dos grupos. Ni los médicos ni los enfermos saben a qué grupo están estudiando. De ahí lo de doble.

Todos sabemos que los violines Stradivarius y los Guarneri suenan mejor que un violín de alta calidad moderno. Al menos eso creíamos los legos en música y los propios violinistas. Pero nunca se había hecho una prueba doblemente ciego para verificarlo. Esto ha cambiado, en un artículo publicado en la revista «PNAS» el 3 de enero de 2012, un equipo de investigadores liderado por Claudia Fritz, ha hecho un experimento doblemente ciego con veintiún violinistas con experiencia, que hacían de interpretes y de jueces. Los violines se asignaban al azar. La madera vieja huele distinta de la nueva, para evitar que  su detección por la nariz a todos se les roció con un perfume, la prueba se hizo en penumbra y los músicos tenían gafas oscuras. Ni los violinistas ni los jueces sabían qué violín tocaba qué persona. Y empezó la prueba. Los resultados fueron: 1) los violines que más gustaban eran los nuevos, 2) los considerados peores fueron los Stradivarius, 3) la calidad percibida no correspondía a su precio y 4) la mayoría de los expertos no fueron capaces de decir si el instrumento era nuevo o viejo.

Así que estamos ante un ejemplo de que saber que el violín es un Stradivarius hace que nos suene mucho mejor.

Alguna vez he escrito que los Stradivarius sonaban mejor porque estaban construidos con madera de una época muy fría, la llamada «pequeña edad de hielo», y que eso hizo que los anillos de los árboles fueran más pequeños pues al hacer frío cada año crecían poco. Anillos pequeños implican madera más dura y eso pudo cambiar el sonido y hacer que los Stradivarius fueran extraordinarios.

Me equivocaba. No cabe duda que tanto los Stradivarius, hechos por la familia Stradivari, como los fabricados por la familia Guarneri, son extraordinarios; muy buenos; pero nada que no puedan reproducir los actuales fabricantes de violines de calidad.

2 Comentarios

  1. magufo says

    El estudio no revela nada nuevo salvo el estudio doble ciego. De hecho detrás de los músicos están los ingenieros en acústica, quienes diseñan los instrumentos (junto con los lutiers) de música y de hecho con mucha mejor calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *