Traducciones
comentarios 7

Por qué 2012 ha sido el mejor año de la historia

Los tiempos de pesimismo europeo y español no pueden llevarnos a engaño: a escala global no vivimos en una época particularmente violenta ni empobrecida. Algunos datos, de hecho, sugieren que el año que está terminando puede ser uno de los mejores de la historia humana en términos de paz, salud y desarrollo humano.

Publicado en The Spectator.

Puede que no lo parezca, pero 2012 ha sido el mejor año en la historia del mundo. Parece una afirmación extravagante, pero surge de las evidencias. Nunca ha habido menos hambre, menos enfermedades, o más prosperidad. Occidente sigue de capa caída económica, pero la mayoría de los países en desarrollo están saliendo adelante, y la gente está superando la pobreza a la mayor velocidad nunca registrada. La lista de muertes infligidas por la guerra y por desastres naturales también es misericordiosamente baja. Vivimos en una edad de oro.

Si escuchamos a los políticos se recibe la impresión opuesta, la de un mundo cruel y peligroso en el que las cosas están mal y van a peor. En cierto modo, este es el trabajo de los políticos: subrayar los problemas y tratar de ofrecer las mejores soluciones. Pero los grandes avances de la humanidad no vienen de los hombres de estado, sino de la gente ordinaria. Los gobiernos alredededor del mundo parecen anclados en lo que Michael Lind, en la página 30, describe como una era de “turboparálisis”, todo movimiento, ningún progreso. Pero fuera del gobierno, el progreso ha sido poco menos que espectacular. Tomemos la pobreza global. En 1990, la ONU anunció los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el primero de los cuales consistía en reducir a la mitad las personas en pobreza extrema para 2015. Se ha sabido este año que el objetivo se consiguió en 2008. Aún así, el logro no mereció un anuncio oficial, presumiblemente porque no fué logrado por ningún proyecto de gobierno sino por la senda del capitalismo global. Comprar juguetes baratos de plástico hechos en China está ayudando realmente a hacer historia de la pobreza. ¿Y qué hay de la desigualdad global? Esta, también, es menor ahora que en cualquier otro momento de los tiempos modernos. La globalización no sólo significa que el mundo se está haciendo más rico, sino también más justo.

Los voceros de la condenación dirán que no podremos sostener el crecimiento económico mundial sin arruinar nuestro medioambiente. Pero mientras que las economías del mundo rico crecieron un 6 por ciento durante los últimos siete años, el consumo de combustibles fósiles en estos países descendió un 4 por ciento. Este importante logro (y de nuevo, desapercibido) no tiene nada que ver con los impuestos verdes o con los parques eólicos. Se debe a la demanda de consumo para coches y fábricas más eficicientes.

¿Y qué hay sobre la preocupación de que el petróleo se terminará? Los ministros han pasado años pensando en un improbables nuevas fuentes de energía. Según parece, los ingenieros en Norteamérica han encontrado nuevos modos de extraer combustible fósil. Los increíbles avances en tecnología de fractura hidráulica (fracking technology) significa que, a pesar de la escalada en la población mundial, de mil millones a siete millones en los últimos dos siglos, vivimos en una era de abundancia energética.

Los avances en la medicina y la tecnología significan que las personas están viviendo más en todo el mundo. La media de expectativa de vida en África ha alcanzado los 55 este año. Hace diez años, era de 50. El número de personas que mueren de SIDA ha estado declinando en los últimos ocho años. Las muertes por malaria han caído un quinto en media década.

La naturaleza aún puede causar estragos. Las tormentas que asolaron la costa este norteamericana en octubre lo prueban. Pero la velocidad en la recuperación de la ciudad de Nueva York muestra una resistencia no menos espectacular. El hombre no puede controlar el clima, pero a medida que los países se hacen más ricos, puede guarecerse mejor contra la devastación. La media de muertes por tormentas de viento es de 2.000 en Bangladesh, pero es de menos de 20 en Norteamérica. No es que las tormentas en Norteamérica sean suaves, sino que se dispone de dinero para tratar con ellas. A medida que los países en desarrollo se hacen más ricos, podemos esperar que la lista de muertes por desastres naturales disminuirá, y las mismas extrapolaciones de la ONU que predicen amenazantes niveles de elevación del nivel del mar en Bangladesh, aseguran que, en el tiempo de dos o tres generaciones, serán tan ricos como Gran Bretaña. La guerra ha sido históricamente el mayor asesino a de la humanidad. Pero en la mayor parte del mundo actual crece una generación que apenas sabe nada de ello. El Instituto para la Investigación de la Paz en Oslo dice que ha habido menos muertos en la guerra en la última década que en cualquier otro periodo de la historia. Tanto si vivimos en un periodo anómalo de paz, o si el riesgo de apocalipsis nuclear ha probado ser una disuasión eficaz, la humanidad parece que ya no es su peor enemigo. Debemos tener en cuenta que las cosas pueden venirse abajo, y rápidamente. Alemania fue quizás la nación más civilizada del mundo en los años 20. Por ahora, sin embargo, merece la pena recordar que, en términos relativos, vivimos una época de paz.

Las navidades en Gran Bretaña no carecerán de desafíos: los precios se están incrementando (aunque muchos niños darán gracias en silencio por el 70 por ciento de incremento en el precio de las coles de Bruselas). El país puede que esté a medio camino de una década perdida económicamente, pero nuestro capital cultural y social casi nunca ha sido tan alto. Es difícil imaginar un tiempo en el que la moral nacional era tan fuerte como durante el Jubilee y los juegos olímpicos. E incluso en recesión, también nos beneficiamos de los avances médicos. La tasa de muertes por cánceres de pulmón y pecho han caído más de un tercio durante el pasado medio siglo. La lista de muertes en invierno ahora se sitúa en 24.000, aún inaceptables para un país del primer mundo, pero de todos modos una mejora. La expectativa de vida nacional de Gran Bretaña, de 78 hace una década, alcanzará los 81 el próximo año.

Hace cincuenta años, el mundo estaba dando un respiro después de la crisis de los misiles en Cuba. Las jóvenes parejas discutían si era responsable tener hijos cuando el futuro parecía tan oscuro. Pero ahora, en el momento en que celebramos la llegada de la Luz al mundo, merece la pena recordar que, a pesar de todos nuestros problemas, las fuerzas de la paz, el progreso y la prosperidad están prevaleciendo.

7 Comentarios

  1. El gato de Schrödinger says

    “este es el trabajo de los políticos: subrayar los problemas y tratar de ofrecer las mejores soluciones”

    Disiento de esa afirmación. Estoy más de acuerdo con esta frase de Groucho Marx:
    “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.”

  2. Gollum says

    Bonita colección de falsedades, verdades a medias y datos inventados al vuelo. En especial los que hacen referencia a la crisis enrgética que vive el planeta, que según usted no existe y hay “energía abundante”. Haría usted bien el informarse un poco antes de soltar semejantes falacias tan a la ligera.

  3. Tnassiup says

    Eduardo, lea por favor el texto a que lleva el enlace que le proporciona Gollum y comprobará que las conclusiones, si no los datos, son falaces.

  4. Yo estoy preguntando por los datos concretamente. Es lo que me interesa. Si uno hace una afirmación debe ser responsable defendiéndola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *