Divulgación Científica, Psicología evolucionista, Tercera Cultura
comentarios 3

La evolución del asco sexual

El asco es una emoción atávica, una especie de “teoría de los gérmenes innata” o “microbiología intuitiva” que permitió a nuestros antepasados evitar algunas enfermedades. En un mundo sin antibióticos ni preservativos, dejarse guiar por el asco podía salvar la aptitud biológica de una población de alimentos o conductas altamente tóxicas, y los códigos religiosos tradicionales en parte podrían ser una racionalización o sanción sobrenatural de estos mismos mecanismos naturales.

El asco es también una interesante emoción política en la actualidad, como ha mostrado Jonathan Haidt. Mediante su “escala de asco” es posible predecir a grandes rasgos la orientación política, mostrando que la elección racional y consciente en realidad juega un papel secundario. En general, parece que la gente más escrupulosa tiende a orbitar alrededor de ideologías conservadas. Otros rasgos de personalidad básica, como la apertura a la experiencia, también están asociados con el conservadurismo.

Además de con la moral y la política, el asco es una emoción fuertemente relacionada con el sexo. Según Francisco Traver es una emoción insuficientemente estudiada por la psiquiatría tradicional. Pero interesa mucho más a los psicólogos evolucionistas.

Por ejemplo, Al-Shawaf, Lewis y Buss  han publicado recientemente un trabajo en Evolution and Human Behavior (PDF) analizando las relaciones entre el asco y las estrategias de búsqueda de pareja. Dos estudios independientes mostrarían que los individuos más proclives a buscar sexo casual también tienden a mostrar inferiores niveles de asco sexual. Consistentemente con las predicciones de la psicología evolucionista, las mujeres mostrarían niveles superiores de asco sexual en comparación a los hombres.

Pero quizás el hallazgo más intrigante del trabajo es que las estrategias de reproducción no muestran ninguna relación específica con el asco a los patógenos, según mediciones de test como los “tres dominios en la escala de asco” de Tybur. Esto es sorprendente, debido a que existe un importante costo potencial en las relaciones sexuales de corto plazo, al aumentar el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, hepatitis viral o incluso SIDA. Los autores del estudio lo atribuyen a posibles limitaciones en el diseño de los test, y esperan que un rediseño de los mismos sí permitiría descubrir asociaciones entre las estrategias reproductivas y el asco a los patógenos.

Otra posibilidad, más amenazante y menos explorada, es que algunos patógenos pueden ser simplemente más difíciles de detectar en el ambiente moderno. Incluso es posible que algunos alteren la conducta sexual de los individuos, favoreciendo precisamente su inclinación hacia el sexo casual o formas sexuales no tradicionales. Los demonios quizás existen, pero son patógenos y virus.

3 Comentarios

  1. David says

    “Otros rasgos de personalidad básica, como la apertura a la experiencia, también están asociados con el conservadurismo.” ¿La correlación entre Apertura a la experiencia y conservadurismo es inversa, o estoy equivocado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *