Tercera Cultura
comentarios 8

Domesticando nuestro demonio interior

Steven Pinker (Taming the devil within us) – Traducción: Teresa Gnez. Barbat

Domesticando nuestro demonio interior NATURE publica (20-10-2011, Vol 478, pp. 309-311) un avance del nuevo Pinker (The better angels of our nature: the decline of violence in history and is causes,  NY: Allen Lane, 2011), mediante un breve  texto del propio autor y dándole cobertura de acontecimiento editorial. TC publicitó la conferencia de presentación del libro (Edge, …),  y ahora se hace eco de ese preludio incitador en la vigilia de la aparición de la traducción española de una obra que muchos consideran ya como el “ensayo de la década”.

” El siglo XX fue el más sangriento en la historia.” Esta frecuente aseveración es popular entre los románticos, los religiosos, los nostálgicos y los cínicos. La usan para impugnar una gama de las ideas que prosperaron en este siglo, incluyendo la ciencia, la razón, el laicismo, el darwinismo y el ideal de progreso. Pero este factoide histórico raras veces se sosteniente con cifras, y seguramente es una ilusión. Nos inclinamos a pensar que la vida moderna es más violenta porque los registros históricos a partir de eras recientes son más completos, y porque la mente humana sobrestima la frecuencia de acontecimientos vívidos y memorables. También nos preocupamos más que antes por la violencia. Las historias antiguas están llenas de conquistas gloriosas que hoy serían clasificadas como genocidios, y líderes que se conocieron en la historia como Tal-y-Tal el Grande serían ahora procesados como criminales de guerra.

Cuando se intenta cuantificar las cifras de muertes de pasadas eras, resulta que muchos de aquellos imperios, de los maníacos victoriosos, de las invasiones de tribus a caballo, de las tratas de esclavos y de las aniquilaciones de pueblos nativos tenían un total de bajas que, ajustadas a la población, pueden compararse a ambas guerras mundiales. La guerra antes de la civilización era más sangrienta. La arqueología forense y la demografía etnográfica sugieren que alrededor del 15 % de las personas que viven en sociedades sin estado mueren violentamente (cinco veces la proporción de muertes violentas en el siglo XX sumando la guerra, el genocidio y las hambrunas causadas por el hombre)

Además, un siglo tiene 100 años, no solamente 50, y la segunda mitad del siglo XX ha asombrado a los historiadores de lo militar con una carencia de guerras sin precedente entre estados desarrollados y grandes potencias. Las guerras civiles proliferaron en los años que siguieron a las dos guerras mundiales, pero éstas tienden a ser menos destructivas que las guerras entre estados, aparte de disminuir en su número y en las cifras de muertes. Han habido menos bajas por guerra en la primera década del SXXI que en cualquiera de las cinco décadas precedentes.

La obsolescencia de las grandes guerras es sólo uno de muchos motivos de la disminución de la violencia. Los porcentajes de homicidios en Europa se han dividido al menos por 30 desde la Edad Media: aproximadamente de 40 personas por 100,000 al año en el siglo XIV a 1.3 al final del XX.

Bárbaras costumbres que durante milenios no fueron nada excepcionales como el sacrificio humano, la persecución de brujas y herejes, la esclavitud, los deportes sangrientos, las torturas y las mutilaciones punitivas, las ejecuciones sádicas (la pira, el quebrantamiento, la crucifixión, la evisceración, el empalamiento) y la ejecución por crímenes sin víctimas ha sido suprimidas en la mayor parte del mundo. En los últimos 50 años hemos asistido a una cascada de revoluciones de derechos – civiles, de las mujeres, de niños, de gays, de los animales – que han reducido, de forma demostrable, los porcentajes de linchamientos, pogromos, violaciones, abusos conyugales, maltratos infantiles, azotainas, ridiculización de los homosexuales, de la caza y de la insensibilidad por los animales de laboratorio.

Domesticando nuestro demonio interiorLa disminución histórica de la violencia (mirar ‘Murder’s downfall’) ‘ ‘) es un desafiante rompecabezas científico para quien le interese la naturaleza humana. La violencia no es solamente un moda cultural que pasa como los miriñaques y las polainas. El comportamiento agresivo es general en todas partes de la historia y la prehistoria de nuestra especie, y no muestra signos de haber sido inventado en un lugar y llevado a otras partes. El cerebro humano ha conservado los circuitos que soportan la rabia y el predominio en los mamíferos, y los chicos juegan a pelearse en todos los lugares. Una mayoría de adultos tiene fantasías homicidas y disfruta con los espectáculos violentos, y la variación de las tendencias violentas en los  individuos es considerablemente hereditaria. Al mismo tiempo, ningún tipo de violencia se ha quedado en un nivel fijo en el curso de historia. Sea lo que sea lo que causa la violencia, no es un impulso perenne como el hambre, el sexo o el sueño.

LOS ÁNGELES BUENOS

¿Qué ha causado la disminución de la violencia? Poco o nada de esta disminución puede explicarse por la selección natural. La velocidad de la evolución biológica se mide en generaciones, y buena parte del declive ha sido cosa de  décadas o años. La explicación más prometedora, creo, es que los componentes de la mente humana que inhiben la violencia – lo que Abraham Lincoln llamó ” los ángeles buenos de nuestra naturaleza ” – han sido cada vez más estimulados.

Hoy, la empatía es el más famoso de los ángeles buenos. Se estudia en niños, chimpancés, estudiantes e, incluso,  en simples neuronas, y se ha propuesto en best-sellers como la solución a los problemas de la humanidad. Realmente, una mejora de la empatía – promovida por el alfabetismo, los viajes y el cosmopolitismo – ayuda a explicar por qué la gente de hoy abjura de los castigos crueles y se preocupa más por los costes humanos de la guerra.

Pero la empatía no puede ser toda la historia. Contrariamente a la noción popular de que las neuronas espejo hacen a los primates reflexivamente empáticos, la empatía es una emoción voluble. Se dispara con un niño monísimo, con la belleza, el parentesco, la amistad, la semejanza y la solidaridad. Y fácilmente se suspende o se convierte en lo contrario, la schadenfreude (placer por la desgracia ajena), con la competición o la venganza

La conciencia moral – otro campo de investigación de gran interés en la psicología – también es un concepto menos pacífico de lo que se  podría pensar. Ninguna sociedad define la virtud únicamente por la evitación del daño. Las intuiciones morales también surgen de preocupaciones como la de traicionar a una coalición, de la propia contaminación o la de la comunidad, y del desafío o del insulto a una autoridad. Como la gente siente que las infracciones morales son legítimamente punibles, una definición amplia de la moralidad proporciona una lista amplia de ofensas por las que el pecador puede ser castigado violentamente, incluyendo la homosexualidad, la conducta licenciosa, la blasfemia, la herejía, la indecencia y la profanación de los símbolos sagrados.

Además, como la moralidad proporciona a la gente motivos para actos violentos que no les aportan ninguna ventaja tangible, a menudo es más el problema que la solución. Si sumáramos todos los homicidios cometidos por la sola  búsqueda de la justicia, las víctimas de las guerras religiosas y revolucionarias, la gente ejecutada por crímenes sin victimas y todos los huevos rotos en genocidios para hacer tortillas utópicas, seguramente excederían en número a las víctimas de la depredación amoral y la mera conquista.

Lo que más ha contribuido, psicológicamente hablando, en la disminución de violencia en el largo plazo puede haber sido en cambio la razón: las facultades cognitivas, que pulidas por el intercambio de ideas a través del lenguaje, nos permiten entender el mundo y negociar arreglos sociales. La razón, admitámoslo, parece vivir tiempos difíciles. La cultura popular llega a nuevas simas de estupidez, y el discurso político es una carrera hacia abajo. Vivimos en una era de creacionismo científico, de estupideces de la Nueva Era, de teorías conspirativas del 9/11  y de teléfonos directos de videntes y tarotistas. Incluso participan científicos. Los seres humanos se rigen por sus pasiones, dicen muchos psicólogos, y usan la razón sólo para racionalizar sus sentimientos viscerales después de actuar. Los economistas de la conducta se regocijan en mostrar cómo el comportamiento humano se aparta de la teoría del actor racional, y los periodistas que simpatizan con ello no pierden la oportunidad de diseminarlo. La idea es que, como la irracionalidad es inevitable, nos relajemos y gocemos

Pero he acabado creyendo que tanto la evaluación pesimista del estado de la razón en el mundo como que eso no es una cosa tan mala son errores. A pesar de toda su insensatez, las sociedades modernas han ido haciéndose más inteligentes y, estando todo igual, un mundo más inteligente es un mundo menos violento.

¿Por qué la razón nos lleva sufrir menos violencia? La clave más obvia la capta muy bien la frase del escritor francés Voltaire que dice que ” los que pueden hacerle creer cosas absurdas pueden hacerle cometer atrocidades”. Desenmascarar las falsedades – como la creencia de que los dioses demandan sacrificios, los herejes van al infierno, los judíos envenenan los pozos, los animales no sienten, los Africanos son brutos y los reyes mandan por derecho divino – socava muchas de las razones para usar la violencia.

La razón también hace que la gente desee menos violencia. Esta idea parece violar

la afirmación del filósofo escocés David Hume de que ” la razón es, y debería ser, únicamente la esclava de las pasiones “. La razón, por sí misma, puede ser un camino hacia la paz o hacia la guerra, hacia a la tolerancia o hacia la persecución, dependiendo lo que quiera el que razona.

LA VIDA POR ENCIMA DE LA  MUERTE

Pero hay dos condiciones que tenderán a unir la razón con la no violencia. La primera es que quienes razonan se preocupan por su propio bienestar. Prefieren vivir a morir, conservar intactas las partes de su cuerpo y pasar sus días con comodidad más que con dolor. La lógica no los fuerza a tener esos prejuicios. Así cualquier producto de la selección natural – pongamos para empezar cualquier agente que haya aguantado los estragos de la entropía suficientemente tiempo para razonar – probablemente los tiene.

La segunda condición consiste en que quien razona sea parte de una comunidad de razonadores que puedan afectar su bienestar y comprender el razonamiento de cada uno. Y desde luego el Homo sapiens no es solamente un animal racional sino social y que usa el lenguaje. El interés propio y la sociabilidad se combinan con la razón para producir una moralidad en la cual la no violencia es un objetivo. Si un agente dice, ” es malo que me haga daño “, también implica ” es malo que le haga daño “, porque la lógica no puede diferenciar entre ‘mí’ ‘y usted’. Por lo tanto, en cuanto tratas de convencer a alguien de que no te dañe apelando a los motivos por los que no debería hacerlo, apelas a un compromiso en el que la anulación del daño es un objetivo general.

La gente, desde luego, no fue creada en origen en un estado de razón. Descendemos de primates parecidos a un mono, pasamos cientos de miles de años en pequeñas bandas y desarrollado nuestros procesos cognoscitivos en ser cazadores-recolectores y en socializar. Sólo gradualmente, con la aparición del alfabetismo, de las ciudades y los viajes a larga distancia y la comunicación, pudieron nuestros antepasados cultivar la razón y aplicarla a una gama más amplia de preocupaciones. Como la racionalidad colectiva se pule con los años, se restringen los impulsos cortos de vista y en sangre caliente a la violencia, y nos fuerza a tratar a un número mayor de agentes como querríamos que nos trataran a nosotros.

Desde luego, parece increíble que nos tomara tanto tiempo entenderlo.¿Por qué necesitó la racionalidad humana miles de años para concluir que algo andaba mal con la esclavitud? ¿O con las palizas a los niños, la violación de las mujeres sin tutela masculina, la exterminación de pueblos indígenas, encarcelando a homosexuales, o las guerras emprendidas para aliviar la vanidad herida de los reyes?

Quizás la gente se ha hecho más agradable porque se ha vuelto más lista. Ha ido espabilándose cada vez más.

MÁS INTELIGENTES SIN INTERRUPCIÓN

A principios de los años 80, el filósofo James Flynn de la Universidad de Otago en Dunedin, Nueva Zelanda, tuvo su momento Eureka cuando notó que las empresas que venden pruebas de CI (cociente intelectual) renormalizaban periódicamente sus puntuaciones. Las generaciones posteriores, dándoles el mismo juego de preguntas que a las anteriores, daban más respuestas correctas. Flynn investigó por el mundo las pruebas de los tests, y el resultado fue el mismo en cada muestra: las puntuaciones del CI habían aumentado a lo largo del siglo XX. Un adolescente medio de hoy, si pudiera ir atrás en el tiempo hasta 1910, tendría un CI de 130, y una persona típica de 1910, transportada al presente, tendría un CI promedio de 70.

El aumento no está sólo en la inteligencia general, el factor hereditario que es la base de todos los componentes de la inteligencia (como el vocabulario, la aritmética y el conocimiento). Se concentra en el razonamiento abstracto, como notar similitudes (” Qué tienen en común una libra y una pulgada? ¿”) y analogías (” el PÁJARO es al HUEVO como el ÁRBOL es a qué? “). Las causas más probables son los aumentos en la duración y la calidad de educación, la extensión de la manipulación de símbolos en el trabajo y en el ocio, y la permeación del razonamiento científico y analítico en la vida diaria.

¿Podría haber atenuado la violencia una mejora de la razón? Considere las declaraciones de grandes hombres de hace un siglo, como Theodore Roosevelt, que escribió: “No llego tan lejos como para  pensar que los únicos Indios buenos son los Indios muertos, pero creo que nueve de cada diez sí, y no me gustaría preguntarme demasiado en el caso del décimo “, o el joven Winston Churchill, que llevó alegremente a cabo atrocidades en las colonias británicas de  Asia y África y escribió: ” Odio a los Indios. Son una gente bestial con una religión bestial. ”

Hoy nos sorprendemos por lo compartimentado de la moralidad de estos hombres, que eran esclarecidos en tantos sentidos cuando se trataba de  su propia raza. Pero nunca dieron el salto mental que los hubiera llevado a tratar las otras razas con la misma consideración.

A los niños de hoy se les ha animado a dar estos saltos cognitivos con amables instrucciones como ” hay Indios malos y hay Indios buenos, como hay gente mala blanca y gente buena blanca. No puedes saber si una persona es buena o mala por el color de su piel “, “ y, sí, las cosas que hacen estas personas nos parecen raras. Pero las cosas que nosotros hacemos les parecen raras a ellos. ” Tales lecciones no son adoctrinamiento sino razonamiento dirigido, que lleva a los niños a conclusiones que pueden aceptar en sus propios parámetros, y la comprensión que resulta se ha vuelto una segunda naturaleza.

¿Hay alguna evidencia de que las mejoras en el pensamiento nos hagan menos violentos? La neurociencia cognitiva sugiere que la moralidad no solamente está dirigida por circuitos límbicos que subyacen a la emoción  sino también por partes de la corteza prefrontal que son la base del pensamiento abstracto. Y el registro histórico muestra que muchos avances humanos fueron iniciados en el reino de ideas. Los filósofos prepararon informes cuidadosos contra la esclavitud, el despotismo, la tortura, la persecución religiosa, la crueldad con los animales, la dureza con los niños, la violencia contra mujeres y las guerras frívolas. Estos argumentos fueron diseminados en folletos y bestsellers y discutidos en salones y publicaciones, y luego en convenciones y legislaturas que implementaron reformas. También hay eslabones más directos entre la razón y la paz. Por regla general, y manteniendo todo lo demás constante, la gente con mejor razonamiento comete menos crímenes, es más probable que colabore en juegos experimentales y tiene clásicamente actitudes liberales como la oposición al racismo y al sexismo. Y por regla general, manteniendo todo lo demás constante, las sociedades con los niveles más altos de logro educativo e intelectual son más receptivas a la democracia, y tienen porcentajes inferiores de guerra civil. Los abogados de la razón y sus regalos, como la ciencia, la tecnología y la democracia secular, ya no sienten que deban estar a la defensiva. Las estimaciones comparativas entre lo mejor y lo peor del siglo XX eran siempre groseras, y es hora de reexaminarlas bajo el prisma de la historiografía con componentes estadísticos sólidos. Casi siete décadas después de los horrores de la primera mitad del siglo XX podemos constatar que aquellos picos no eran normativos ni tampoco el presagio de un futuro peor, sino una punta esporádica de la cual el mundo ha descendido precipitada y notoriamente. Las ideologías que los produjeron eran atavismos que terminaron en el cubo de basura de la historia, y el ideal de derechos humanos universales, que habrían parecido azucarados o incoherentes a nuestros antepasados, se han hecho lugares comunes de la moral de nuestra época.

Las fuerzas de razón, desde luego, no han empujado regularmente en una dirección; tampoco nos traerán la utopía. Pero la razón ha hecho algo más que mejorar nuestra salud, experiencia y conocimiento – ha hecho del mundo, de manera cuantificable, un lugar menos violento.

8 Comentarios

  1. David Alejandro Fuentealba Márquez says

    Excelente artículo. Recuerdo las innumerables veces que en clases me salían con el discurso de que el posmoderismo y su crítica a la racionalidad habían surgido como consecuencia de que los valores modernos (como la ciencia y la razón) no habían dado respuesta a las atrocidades como las guerras mundiales… Menudo sesgo. Cada vez hay más pruebas de lo contrario.

    Me gustaría que se divulgara más el trabajo de Pinker, es interesante y hace reflexionar bastante.

  2. teresa says

    Ha salido hace muy poco. Yo lo acabo de recibir en inglés. ni idea.

  3. asimov says

    Gracias teresa por tu respuesta. Dadas las circunstancia yo diría que como muy pronto para la feria del libro en españa… por decir una posible fecha.
    Habrá que estar atentos.

    salu2.

  4. Nestor Mayer says

    Coincido en que mejoran las épocas y que el aporte racional de individuos excepcionales – desde el origen de la historia – va construyendo una cultura más pacífica, pero no vislumbro que esto ocurra por un aprovechamiento de la razón de la gran mayoría de los habitantes de este planeta. Ya he comentado anteriormente sobre el miedo a la libertad y el bloqueo del uso de la razón que nos convierte en autómatas meméticos*. Lo que a mi entender se va consolidando es el imperio de las instituciones, que ayudadas en la mayor rapidez de difusión de la información y su mayor alcance, hace que se conformen memes más civilizados.
    *http://www.terceracultura.net/tc/?p=2853

  5. Carlos says

    Hay quizás otro factor a tener en cuenta: durante milenios la humanidad padeción hambre, enfermedades que exterminaban a buena parte de la población, etc., en esas condiciones matar o morir no resultaba tan extraño porque la vida misma era dura y violenta. Con las mejoras de las condiciones de vida, cuando la gente dispone de comida y ya nadie muere de hambre en el mundo desarrollado, y ademas tenemos sistemas sanitarios que permiten paliar las enfermedades, y permiten que la esperanza de vida media supere los 8o años, la gente está menos predispuesta a la guerra u ogtras formas de violencia, precismente porque la vida tiene más que ofrecer.

  6. Michel says

    Pienso, como Carlos, que la principal razón de la disminución de la violencia es ante todo mucho más prosaica: Somos menos violentos porqué ya no necesitamos serlo.
    Miren los leones salvajes: son violentos porqué no tienen otro remedio. Póngales en condiciones de animales domésticos con cariño y sobretodo comida abundante y se comportan como mi perro…
    La inteligencia si acaso llega después para consolidar el fenómeno: No te mato porque no me mates y así vivimos mejor los dos, pero para plantearme esto, primero debo tener la posibilidad de vivir sin tener que matar.
    De todas formas es una victoria evolutiva de la razón que ha permitido entender y dominar la materia y así vivir más fácilmente y, como consecuencia indirecta, disminuir la violencia.
    No hay bien ni mal, solo hay comportamientos que aumentan nuestra probabilidad de supervivencia y otros que la disminuyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *