General
1 comentario

Coches sin conductor

Los coches autónomos, capaces de conducir ellos solos, pueden estar más cerca de lo esperado

Ya he tratado de coches autónomos –que se conducen solos– y de coches que se comunican con otros y con ciertos elementos del entorno como son semáforos, señales de tráfico, etc.

Coches sin conductorLos coches autónomos han funcionado muy bien en ciertas pruebas piloto hachas por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, por universidades y por grandes empresas, como Google. Su mayor problema es el precio. Pongamos un ejemplo, los sensores LIDAR –RADAR que utiliza luz– de los coches de Google que han circulado por California costaban cada uno 56 000 €. Teniendo en cuenta que ese era tan solo uno de los muchos sensores que llevaba, vemos que no es un coche para «todos los bolsillos».

Por otro lado, se están probando y desarrollando sistemas para que los coches se comuniquen con las infraestructuras y con otros coches para evitar accidentes.

Acabo de leer un informe realizado en conjunto por la consultora KPMG y el Centre for Automotion Research sobre el futuro de los coche autónomos y he tenido varias sorpresas, una es la propuesta razonada y bastante convincente de que la convergencia de las dos tecnologías puede hacer que los coches autónomos sean mucho más baratos que los actuales y que serán mucho más seguros –cero colisiones–, consumirán menos combustible e incluso liberarán espacio de aparcamiento para otros usos. La otra sorpresa es que los primeros coches de este tipo estarán en el mercado en el 2019.

El informe es muy completo y habla de todo lo que puede hacer avanzar o fracasar el proyecto. Curiosamente los problemas técnicos no son nada más que una pequeña parte de las dificultades. Por ejemplo, de nada sirven los coches autónomos si no hay unas leyes de tráfico que permitan su funcionamiento. En el informe nos dicen que ya el estado de Nevada ha aprobado leyes de tráfico para ese tipo de coches. Otro problema, sin duda, es de los seguros, ¿si hay un accidente quién es el responsable? ¿El fabricante del coche? ¿El fabricante del software? ¿El ayuntamiento?… Y, sin duda, hay que contar con la aceptación que pueda tener y en el informe se dan unos datos muy interesantes. Por ejemplo, para los de mi generación, nacidos poco después de finalizar la Segunda Guerra Mundial, el coche era un símbolo de movilidad y de libertad; para nosotros era un gran placer; sin embargo para muchos de los jóvenes «digitales», el tener que conducir lo ven más como un fastidio que les impide estar conectados con sus redes sociales que como un placer.

 

1 Comentario

  1. No me puedo creer que los coches sin conductor puedan estar tan cerca, sin embargo, entiendo que tendrá que pasar mucho más tiempo hasta que su uso se democratice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *