Ver todas las publicaciones archivadas en Guerras culturales

Google y la diversidad. La controvertida ciencia tras el “manifiesto” de James Damore

James Damore, ingeniero y biólogo computacional formado en Harvard, Princeton y el MIT era uno de los trabajadores de Google en su sede californiana antes de ser despedido este 7 de agosto, supuestamente por “fomentar estereotipos dañinos de género” que violan el “código de conducta” de la compañía, en opinión de su jefe ejecutivo, Sundar Pichai. La decisión de prescindir de Damore –que ha anunciado que se querellará contra la firma– se precipitó tras la difusión este mismo mes de una nota de 10 páginas discutida inicialmente en un foro interno de Google. El documento, “Google’s Ideological Echo Chamber” (“La cámara de resonancia ideológica de Google”), fue filtrado para todo el público por la web GIZMODO, a través una versión cercenada que omitía fuentes académicas y algunos gráficos asociados al texto original GIZMODO describió el documento como un “manifiesto anti diversidad” y a partir de entonces las reacciones negativas se han sucedido en cadena a través de las redes sociales, en algunos casos procedentes de los mismos compañeros de trabajo de Damore, pero también de …

Harris Versus Haidt. Nadie convence a nadie

Sam Harris, uno de los llamados “nuevos ateos”, ha desafiado a sus lectores para que cambien sus puntos de vista morales. Ofrece 2000 dólares al mejor ensayo crítico con su propia postura, y 20.000 dólares al autor que lograse persuadirle para que cambiase públicamente de opinión. Harris es partidario del racionalismo moral y considera que la ciencia empírica ayudará a determinar las opiniones morales.

Por qué los “hechos” no importan

La religión no es la única fuerza que se resiste al conocimiento científico. También hay fuertes resistencias ideológicas y, en último término, morales. Jonathan Haidt, profesor de la escuela de negocios Stern de Nueva York, o Dan Kahan, en el Yale Cultural Cognition Project, están produciendo conocimiento últimamente para entender cuáles son los sesgos culturales que subyacen al rechazo de la ciencia en el público.

Discursos modernos y discursos posmodernos

La cuestión es siempre por qué. Se presenta un caso de acoso en el trabajo. Hostilidad colectiva, conjuras, maniobras ofensivas y defensivas, desperdiciando tiempo y energía, daño a personas y carreras, vidas laborales despojadas de alegría, todo esto se ve claramente. El desafío es averiguar por qué. Sin explicaciones adecuadas sobre por qué ha tenido lugar el acoso, las posibilidades de una intervención efectiva son escasas. Corrección, remedio, prevención, mejorar algo las cosas, dependen de saber el por qué.

Primates y twitteros

Toni Cantó, representante en el parlamento español por UPyD, ha provocado muchas críticas, y también la ira de un enfurecido tumulto en las redes sociales, esta misma semana, por declarar que “los animales no tienen derecho a la libertad ni a la vida”. Y no es que se volviera loco. Como explica en El Mundo José Luis Vadillo la frase forma parte de un discurso más amplio en el que se habla de la continuidad entre el sufrimiento animal y humano, se reconoce la obligación humana de “considerar” los padecimientos y el bienestar animal, se niega a su vez que pueda darse un verdadero “contrato” social con los animales y, citando a Fernando Savater, se reconoce que estrictamente hablando, “los animales no tendrían derechos, a la par que tampoco tendrían obligaciones ya que al carecer de libre albedrío y capacidad de decisión, no podríamos considerarlos sujetos éticos capaces de discernir entre el bien y el mal.”

Un engaño “antidarwinista” al estilo Sokal

Los lectores de Cultura 3.0 probablemente ya están familiarizados con el llamado engaño o escándalo de Sokal. Alan Sokal, un profesor de física en la universidad de Nueva York, envió un artículo lleno de disparates pseudocientíficos a la prestigiosa revista, de corte posmoderno cultural, Social Text, que aceptó el trabajo y lo publicó en su número correspondiente a la primavera/verano de 1996. El exitoso engaño dio lugar también a un libro, de enorme impacto en la visión que tenemos desde entonces en la relación entre ciencia y humanidades: Imposturas intelectuales, editado en español por Paidós en 1998. El nuevo engaño, de estilo Sokal (vía Jerry Coyne), que acaba de perpetrar el filósofo belga Marteen Boudry, del departamento de filosofía y ciencias morales de la universidad de Gante, no va a tener tanta repercusión, pero también es muy ilustrativo, en este caso sobre la alarmante bajada de defensas intelectuales en las facultades de teología europeas. Boudry decidió enviar un artículo repleto de dislates “anti-darwinistas” a dos conferencias de teología, que aceptaron alegremente el trabajo (aquí se …

La falacia “natural” igual a “seguro”

Publicado por Edzart Ernst en British Medical Journal Blogs y traducido por Tercera Cultura Las cosas que son naturales deben ser seguras. Esta falacia está profundamente arraigada en nuestras mentes. Parece casi como si, en cuanto seres humanos, estuviéramos determinados para creer en este mito. Una industria entera se ha desarrollado alrededor de esta afirmación: desde pasta dentrífica a vino, desde comida para perros a crema para manos, se considera que los productos son mejores si llevan la etiqueta “natural”. Un sector que prospera claramente con esta falacia es la medicina alternativa (MA). Gran parte de la popularidad de la MA puede explicarse por medio de la atracción que ejercen las cosas naturales. De acuerdo con sus defensores, la MA es natural y, por definición, esto significa que está libre de riesgos. ¡No como esas malvadas drogas sintéticas y químicas que nos prescriben, que son una gran causa de mortalidad! Esta falsa lógica convence no sólo a pacientes y consumidores, sino que también parece fascinar a grandes sectores de la prensa popular y muchos políticos. Pese a …