Navegar a...

Artículos recientes

Todorov y Mc Cain

Publicado por el 1 oct, 2008 en General |

Estoy leyendo en el libro “El espíritu de la Ilustración” de Tzvetan Todorov: “El gobierno estadounidense se niega sistemáticamente a tratar los terroristas según dicta la Convención de Ginebra respecto de los prisioneros de guerra. Un senador estadounidense, JOhn Mccain, antiguo prisionero que sufrió torturas en Vietnam, entregó un proyecto de ley para imponer que las cárceles de la CIA siguieran el mismo reglamento que las demás, es decir, para ilegalizar la tortura. La casa Blanca luchó enérgicamente contra dicho proyecto que, al final, aprobó el Senado”. Es un libro escrito en el 2006, año en que este senador fué un modelo para la izquierda crítica con EEUU. Por ejemplo, ésta. También estuvo, en 2006, entre los 10 mejores senadores de Estados Unidos de la revista Time. En 2006 y 2007, McCain hizo alianza con un antiguo adversario ideológico, Edward Kennedy, para dar forma a un proyecto de reforma migratoria que habría ayudado a legalizar a 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos y a fortalecer la vigilancia en la frontera con México. Todo esto causó gran revuelo, pero ahora esa misma prensa y esos mismos medios ya no hablan de ello.

el conseller Saura y el buen salvaje

Publicado por el 1 oct, 2008 en General |

Ayer estuve viendo el programa 59″ en la versión catalana de La2. Se analizaban las causas de las vergonzosas y atemorizantes escenas de violencia vividas estos días en dos estadios distintos en nuestro país. En una de sus intervenciones, Francesc Marc-Álvaro, periodista que, aparte de sus fantasías nacionalistas, suele ser muy razonable, acusaba veladamente al conseller d´Interior de la Generalitat Joan Saura de inoperatividad general por culpa de sus anteojeras, digamos, progres. Esa insinuación, que no daba tiempo a desarrollar, la sustentaba en una supuesta dificultad de la izquierda para enfrentarse a conflictos sociales que exigen cierta contundencia en la respuesta. Una policía “de izquierdas” puede funcionar cuando el enemigo resulta comprensible para su mentalidad, como en el caso de la delincuencia común, pero no en situaciones sin motivo aparente como las del pasado domingo. A esto le respondió Milagros Pérez Oliva, redactora jefe de El País, reprochándole amablemente una imputación que no hubiera hecho si esta conselleria estuviera dirigida, por ejemplo, por un miembro de Convergencia (y no digamos, añado yo, si fuera, en un escenario de ciencia ficción, del PP).

Creo que francesc Marc-Álvaro apuntaba bien su tiro. Para la izquierda, el ser humano es todo bondad, estropeada sólo por los vicios de la sociedad donde habita. Un conflicto social ha de ser siempre producto de la injusticia. La violencia de un individuo o de un grupo tiene su origen irremisible en las desigualdades socio-económicas. La “causa” es un elemento indispensable, tanto si hablamos del 11S (las humillaciones y la pobreza del Tercer Mundo) como de cualquier estallido destructivo en un barrio de una gran ciudad. Debido a esto se hallan impotentes paral enfrentarse a la violencia de quien lo tiene todo, o se acerca a tenerlo todo se forma incomparable a la mayoría de lugares del mundo, y por ello sufrimos las incívicas consecuencias de los altercados en los campos de fútbol, de los botellones que dejan tantos rincones de nuestras ciudades hechos un erial o de unas fiestas de Gracia que mantienen a los vecinos totalmente a merced de quien esgrime derechos tan incomprensibles como el de la propia diversión (con esa aura tan oportuna de “alternalismo”.

Pero Milagros Pérez Oliva podría no errar tampoco ya que, en el caso de policías “de derechas”, el temor a ser acusados de represores o de fascistas también funciona de forma muy eficaz impidiendo la defensa decidida de los derechos de los más “débiles”, definición bastante acertada y que utilizaban algunos de la mesa.

Hay muchos motivos para la violencia grupal. Naturalmente que existen condiciones de vida precarias o protestas originadas por causas ideológicas. Pero hay fundamentos más estructurales, en el sentido psicológico y social, que no se suelen tener en cuenta. Los hombres, sobre todo jóvenes, tienen más tendencia a dejarse llevar por el entusiasmo, a consentir en la guerra, las violaciones o los impulsos asesinos, a sentirse estimulados en involucrarse en interacciones violentas cuando van en grupo. Esto es muy efectivamente corregible cuando se comprende que no siempre hay “causas” justificatorias. La tranquilidad que tienen estos hinchas de saber que van irse mayormente de rositas es lo que les impulsa a esta evidente autoindulgencia. La naturaleza humana no es una condena: se inventó la cultura (y la policía es una parte importante de esta cultura) precisamente para poner freno a aquellas tendencias que resultan incompatibles con sociedades cada vez con mayor número de miembros y una tendencia a encontrar más práctica la interacción pacífica para sobrellevarse los unos con los otros. Aquí no hay “causa” pero, si se quiere una, podría ser el vértigo complaciente en la liberación de ciertas conductas que uno a nivel privado puede condenar pero que no parecen tan malas cuando se diluyen entre un amplio número de “camaradas”. Y si encima los jugadores de ciertos equipos les ríen las gracias, ni te cuento.

Definiendo la meta: Extendiendo la aproximación de Marr

Publicado por el 22 sep, 2008 en General |

Decisions, Uncertainty, and the Brain_The science of neuroeconomicsHace tiempo no actualizo, y para ser franco no se si el ritmo se verá acelerado o enlentecido por el (auto)bombardeo de actividades.

El nombre de este post hace mención al octavo capítulo del texto-manifiesto de Paul Glimcher sobre neuroeconomía, libro fundamental que, a pesar de llegar a conclusiones erradas, desde mi punto de vista, acerca de las implicancias de la incertidumbre epistémica para el libre albedrío (espero escribir de eso), resulta aclarador e inspirador en su desarrollo.

Me parece que el punto más fuerte del libro se encuentra en el capítulo 8, donde cuaja todo lo señalado en los capítulos anteriores acerca de neurfisiología, teoría evolutiva, teoría de la probabilidad y computación, y se presenta a la neuroeconomía no como una subclase temática de la neurociencia, sino como una nueva apuesta metodológica, acentada en supuestos ontológicos diferenciados acerca de la relación entre el sistema nervioso y el comportamiento, para tratar asuntos nuevos y antiguos.

David Marr, en su intento de dar lugar a una descripción matemática de las relaciones entre cerebro y conducta, argumentó que el primer paso debía referirse a entender la meta del comportamiento. En este sentido en Vision (Marr, 1982) declaró que “es más probable llegar a comprender un algoritmo entendiendo la naturaleza de los problemas que resuelve, que examinando el mecanismo que lo corporaliza”. Glimcher propone extender la estrategia que Marr, por su temprana muerte, no pudo desarrollar. Para esto apela a la teoría evolutiva, entendiendo que la meta del sistema nervioso, en última instancia, es producir respuestas motoras que maximicen el bienestar inclusivo (entendido desde William Hamilton; 1964, como el grado en el cual los genes del organismo son propagados, por reproducción del mismo, sus hijos, hermanos, u otros cercanos). Finalmente, según Glimcher, en un nivel global la función del sistema nervioso es la toma de decisiones: “Deciding how to withdraw a hand from a sharp tack. Deciding what direction to move. Deciding whether to look to the left or to the right after viewing a field of moving dots. These are all decisions that the nervous system makes, decisions that are product of evolutionary, developmental, or moment-to-moment processes” …entendiendo así las cosas, apelar a la(s) teoría(s) de la decisión, la teoría de juegos y la teoría de la probabilidad que sirve como cuerpo matemático para las mismas está a sólo un paso. Si para entender mejor la función del cerebro es preciso desarrollar una descripción matemática de las metas que éste debe resolver, la neuroeconomía formalizará a través de la teoría de juegos y la ecología comportamental, comparará las soluciones óptimas con las soluciones reales a través de la investigación comportamental, e identificará el sustrato biológico de las diferencias y similitudes mediante las técnicas de la neurociencia.

Aquí pueden ver varios artículos de Glimcher en los que se reportan investigaciones resultantes de la puesta en práctica de esta estrategia. Michael Platt, de Duke, realiza trabajos en la misma línea

Vicky Cristina y Joel Joan

Publicado por el 22 sep, 2008 en General |

Estaba rememorando este ridículo publireportaje sobre Barcelona (con su extensión a Oviedo) que es la última película de Woody Allen cuando he sabido de la muerte del militar Luis Conde de la Cruz a manos de ETA. Para quienes no la han visto aún, se trata de la aventura de una americana que viene a Barcelona porque está haciendo una tesis (la tesis de Nancy)sobre, agárrense, “la identidad catalana”. En ella transcurren los tópicos favoritos del radicalismo chic: artistas atormentados pero con descapotable y un excelente ánimo para practicar sexo, arrebatos pictóricos en camiseta de tirantes y melena suelta, fiestas en sitios guay y una inverosimil Scarlett Johanson aficionada a Scribain… Y me ha incomodado particularmente porque la guinda de la película (para una catalana no nacionalista como yo) llega por dos veces en sendas apariciones del inefable Joel Joan en el papel de intelectual, poeta o artista catalán con quienes los protagonistas comparten alegres copas. Más de mil muertos en este país y a quien distinguimos con el honor de hacer un cameo en nuestra propaganda más internacional es a un subvencionado independentista que se carga cuando abre la boca toda idea de cosmopolitismo.

Robert Redeker y su desagradable experiencia del sábado

Publicado por el 22 sep, 2008 en General |

Robert Redeker es un profesor de filosofía francés que vive bajo la amenaza de una fatwa a causa de un artículo sobre el Islam que publicó en Le Figaró . A partir de este momento no ha vivido más que humillaciones y marginación por no atenerse a lo que se considera políticamente correcto: el guante de seda con el Islam. Ciutadans de Catalunya en octubre del 2007 quiso aliviar la situación de quien ya considera un amigo siendo la primera entidad española en invitarle y este verano lo volvimos a hacer en nuestro curso, Democracia versus Teocracia, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Aranjuez. Robert Redeker acudió este sábado a Paris a la sede de una editorial. Animó a sus escoltas para que marchasen a comer ya que se sentía seguro dentro del local con sus empleados. De repente entró un recadero con un paquete. Un joven magrebí. Se le quedó mirando y le dijo “Usted es Robert Redeker, le reconozco”. Y a partir de aquí se desarrollaron unos tensos minutos, casi 15, en los que Robert Redeker fue violentado físicamente y de palabra por un francesito que le perdonó una vida (“yo no voy a matarle pero si otros lo hacen…”)que, en su opinión, merecía perder. A todo eso expresando a gritos sus indocumentada conjeturas sobre un Holocausto causado por Hitler, un cristiano, y su negación de que existiera algo como un Islam moderado ya que, según él, un musulmán es un musulmán y punto. Hasta que el individuo tuvo a bien marcharse nuestro amigo no pudo llamar a sus escoltas (ignoro qué hizo el personal de la editorial hasta entonces) que, al saber lo sucedido, le llevaron a toda prisa de vuelta a casa y sin poder terminar sus gestiones.

Espero que a este incidente se le dé la máxima difusión con la esperanza, quizá ingenua, de que nos hagamos un poco más conscientes de lo que significa dar acogida a la irracionalidad en una sociedad como la nuestra que parecía bastante libre de infecciones ideológicas después de la caida del muro de Berlin.

todos esos ríos que van a parar al mar

Publicado por el 19 sep, 2008 en General |

El protagonista de Elegía está frente al mar y Philip Roth se pregunta:

“Durante cuánto tiempo podía mirar el subir y bajar de la marea sin recordar, como le sucedería a cualquiera que se sumiera en una ensoñación ante el mar, que la vida le había sido dada, como a todo el mundo, al azar, de una manera fortuita, pero una sola vez y sin ninguna razón conocida o conocible?” .

¿Sólo dos opciones?

Publicado por el 18 sep, 2008 en General |

En el número 256 de la revista Edge, Jonathan Haidt, Profesor Asociado de Psicologia en la Universidad de Virginia, donde investiga cuestiones relacionadas con la moralidad y la emoción y cómo esta varía entre culturas, publica un artículo titulado “¿Qué le hace a uno votar republicano?”. A mi me llama la atención que divida una sociedad compleja entre dos alternativas tan estreotipadamente definidas. Por ejemplo: se asombra de que existan trabajadores que voten por este partido cuando según él estarían mejor servidos votando a los demócratas. Aunque es cierto que el conservadurismo es un rasgo de la personalidad parcialmente hereditario que predispone a cierta “inflexibilidad, amor por la jerarquía y un miedo exagerado por el cambio, la incertidumbre y-añade- la muerte” y tendencia a establecer distinciones claras entre lo que está bien y lo que está mal no creo que se halle limpiamente presente en un partido concreto. Todos conocemos ejemplos de individuos que, con los mismos rasgos, pueden votar desacomplejadamente a los supuestos contrarios. Sin contar conque existen intentos de dicotomías mucho más interesantes y profundos que las expresadas por Haitd, como pueden ser la de Thomas Sowell sobre la “visión trágica” y la “visión utópica”.

Es muy interesante y contundente la respuesta que le da el admirado Michael Shermer , director de la revista “Sketptic” y excelente divulgador de la ciencia. De la misma manera que Haidt estereotipa a los consevadores, Shermer hace lo mismo (y supongo que con humor) con los demócratas que bien pueden describirse según él como aquellos sin fibra moral para efectuar elecciones morales claras, los que creen que todo el muendo tiene el mismo talento, que la cultura y el entorno determinan el lugar en la sociedad y dados a abrazar árboles, reclicar basuras, salvar ballenas etc.

Vale la pena leer este debate en Edge .

Página 60 de 63« Primera...102030...585960616263