22 octubre, 2017

Jean Bricmont. Sobre la guerra y la propaganda de guerra

Toda guerra necesita una guerra preparatoria de propaganda, normalmente fundada en mentiras y burdas exageraciones. A veces las grandes guerras se pueden evitar, a veces no. La crisis de misiles de Cuba es un ejemplo de la primera categoría, el incidente del golfo de Tunkin es un ejemplo de la segunda. En ambos casos, las afirmaciones exageradas y los miedos llevaron o no a guerras con catastróficas consecuencias. Una guerra nuclear y de aniquilación de una gran parte de la humanidad en el caso de la crisis de misiles de Cuba, y la mera matanza de unos pocos millones de indochinos en el caso del golfo de Tonkin.

El ejemplo reciente más famoso de guerra con catastróficas consecuencias que todavía está entre nosotros por supuesto es la guerra de Iraq, basada en la mentira de las armas de destrucción masiva. Debe notarse que una evaluación aproximada del número de muertes en la “guerra contra el terror” alcanza un total de 1.3 millones de muertes (1), lo que empequeñece los “crímenes” atribuidos, conjuntamente incluso, a Assad, Putin y Gadafi.

Aquí, trataré de lo que probablemente es otro ejemplo de mentira provocadora de guerra, pero que aún no ha dado lugar a una gran guerra, es decir, el supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno sirio en agosto de 2013 en el este de Ghouta, cerca de Damasco.

Por supuesto, se ha insistido mucho, por parte de Human Righs Watch y el New York Times, entre otros, en que existen “pruebas” sobre la responsabilidad del gobierno sirio en estos ataques (2)

Pero también se deberían tener en cuenta las evidencias en sentido contrario. Un ejemplo significativo es un estudio titulado: “Posibles implicaciones de Inteligencia Técnica defectuosa de EE.UU en el ataque con gas nervioso en Damasco del 21 de junio, 2013”. Fue escrito conjuntamente por un antiguo inspector de armas de la ONU, Richard Lloyd y un profesor de ciencia, tecnología y política de seguridad nacional en el MIT, Theodore A. Postol.

Las conclusiones de su estudio son inequívocas:

– Las municiones sirias que fueron usadas en un ataque con gas nervioso en Damasco poseen un alcance de unos 2 kilómetros.

– La evaluación independiente de la ONU sobre el rango de las armas químicas está en total acuerdo con nuestros hallazgos.

– Esto indica que estas municiones no pudieron ser lanzadas al este de Ghouta desde el “corazón”, o desde el lado oriental, del área controlada por el gobierno sirio tal como muestra el mapa de inteligencia publicado por la Casa Blanca el 30 de agosto de 2013.

– Este error de inteligencia podría haber llevado a una injustificada acción militar de EE.UU basada en en falsa inteligencia.

– Una consideración adecuada del hecho de que la munición fuera de tal corto alcance hubiera llevado a una evaluación completamente diferente de la situación a partir de los datos recolectados.

– Cualquiera que sea la razón para estos tremendos errores en inteligencia, la fuente de dichos errores necesita ser explicada.

– Si la fuente de estos errores no es identificada, los procedimientos que llevaron a este fallo de inteligencia no serán corregidos, y crecerán con seguridad las oportunidades para un futuro desastre político.

No es probable que un antiguo inspector de la ONU y un profesor del MIT hayan distorsionado deliberadamente información por amor al gobierno sirio, especialmente habida cuenta del clima político en los Estados Unidos. También es improbable que hubieran cometido ese error de análisis, teniendo en cuenta que se basa en física bastante elemental.

Otro conjunto de evidencias proceden del periodista ganador del premio Pulitzer Seymour Hersh, que escribió: “La inteligencia británica ha obtenido una muestra del sarin empleado en el ataque del 21 de agosto y el análisis demostró que el gas usado no coincide con las remesas que se conoce que existen en el arsenal químico del ejército sirio. El mensaje de que no se sostendría el caso contra Siria fue comunicado rápidamente al Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos. El informe británico subrayó estas dudas en el Pentágono: los jefes del estado mayor ya se estaban preparando para advertir a Obama de que sus planes para sus planes para un ataque con misiles y bombas de largo alcance a la infraestructura de Siria podría llevar a una guerra más extendida en el Medio Oriente. Consecuentemente, los oficiales estadounidenses enviaron una advertencia de último minuto al presidente, que, según su punto de vista, llevaría eventualmente a cancelar el ataque.

En respuesta a las críticas dirigidas contra Seymour Hersh, los autores del estudio mencionado, Richard Lloyd y Ted Postol, escribió: “No afirmamos saber quién está detrás del ataque del 21 de agosto en Damasco. Pero lo que podemos decir sobre seguro es que tampoco lo saben las personas que afirman tener evidencias clara de que fue el gobierno sirio. Los grandes medios estadounidenses han hecho un flaco servicio al público permitiendo que individuos políticamente motivados, gobiernos, y organizaciones no gubernamentales manipulen hechos que apuntan claramente a serias grietas en la verdad de la Casa Blanca.” (5)

Aún así, rara vez se hace llegar estos hechos a la atención del público y los políticos. De hecho, cuando el antiguo ministro francés de asuntos exteriores, Laurent Fabius, dejó el ministerio, aún se quejó en febrero de 2016 de que Obama no había trazado su “linea roja”; es decir, el uso de la fuerza en el caso de que el gobierno sirio use armas químicas. (6)

Es interesante ver cómo se escribió sobre el ataque de Ghouta en estas fechas en la prensa estadounidense e israelí.
The Times of Israel tituló: “La inteligencia de Israel es vista como central en el caso de los EE.UU contra Siria.” (7)

Después, en Haaretz: “AIPAC desplegará cientos de lobbyistas para presionar a favor de acciones en Siria” (8). O en el News and World report de EE.UU: “El lobby pro-Israelí busca que cambie el rumbo del debate sobre Siria en el Congreso” (9). De acuerdo con Bloomberg: “Adelson se convierte en nuevo aliado de Obama a medida que los grupos judíos apoyan el ataque a Siria” (10). También, de acuerdo con Times of Israel: “Los rabinos de EE.UU urgen al Congreso para apoyar a Obama en Siria” (11).

El New York Times explicó parte de la lógica tras esta presión: “Los representantes de la administración dijeron que el influyente lobby pro-israelí AIPAC ya estaba trabajando presionando a favor de una acción militar contra el gobierno del Sr. Assad, temiendo que si Siria evita el castigo estadounidense por su uso de armas químicas, Irán podría sentirse más inclinado en el futuro a atacar Israel…Un representante de la administración que, entre otros, declinó ser identificado al discutir la estrategia de la Casa Blanca, llamó a AIPAC: “El gorila en la habitación” y dijo que sus aliados en el Congreso estaban diciendo que “Si la casa Blanca no es capaz de aplicar la línea roja contra el uso catastrófico de armas químicas “Estaríamos en problemas”.

De acuerdo con cables obtenidos por Wikileaks, Hillary Clinton, cuando era secretaria de Estado de los EE.UU, escribió que: “La mejor manera de ayudar a que Israel haga frente a la creciente capacidad nuclear de Irán es ayudar a que el pueblo de Siria derroque el régimen de Bashar Assad.” La lógica tras esto es que con un nuevo régimen en Siria: “Se cortaría el apoyo de Irán a Hezbolá en el Líbano, dado que Siria no sería ya un punto de tránsito para el entrenamiento, la asistencia y los misiles iraníes”. (12)

Incluso si es así, no está claro si el ánimo de guerra de Israel consistiría en derrocar a Assad, al menos en el futuro próximo. Una pista para las intenciones de Israel la proporciona un artículo en el New York Times del 5 de septiembre (11): “Los representantes israelíes han apoyado constantemente que la aplicación de una estrecha “línea roja” en Siria es esencial para detener las ambiciones nucleares del archienemigo de Israel, Irán. De forma más discreta, los israelíes han venido argumentando que el mejor resultado para la guerra de dos años y medios de Siria, al menos por ahora, es que no haya ningún resultado. Para Jerusalén, el status quo, por horrible que resulte desde una perspectiva humanitaria, parece preferible bien a la victoria del gobierno del Sr. Assad y sus apoyos iraníes o al reforzamiento de los grupos rebeldes, dominados crecientemente por los yihadistas sunnies.

“Esta es un juego de eliminación en el que necesitan que ambos equipos pierdan, pero al menos no quieres que uno gane –nos conformaremos con un empate”, dijo Alon Pinkas, un antiguo consul israelí en Nueva York. “Dejemos que se desangren los dos, que se sangren hasta morir: aquí este es pensamiento estratégico. Mientras dure esto, no hay un peligro real por parte de Siria.” (13)

Efrain Inar, director del Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos, subrayó los mismos puntos en agosto de 2016: “Occidente debería perseguir el debilitamiento del Estado Islámico, pero no su destrucción…”

Permitir que los malos maten a los malos suena muy cínico, pero es útil e incluso moral si con esto se ayuda que los malos se mantengan ocupados y no puedan hacer daño a los buenos. La realidad hobbesiana del Medio Oriente no siempre presenta una clara elección moral. Occidente ansía estabilidad, y mantienen la ingenua esperanza de que la derrota militar de ISIS servirá para lograr este objetivo. Pero la estabilidad no es un valor en sí mismo. Sólo es deseable si sirve a nuestros intereses…

Más aún, la inestabilidad y las crisis a veces contienen semillas de cambios positivos. Desafortunadamente, la administración de Obama no ha conseguido entender que su principal enemigos es Irán. La administración de Obama ha hinchado la amenaza del ISIS para legitimar a Irán como un actor “responsable” que, supuestamente, combatirá al ISIS en el Medio Oriente. Esto en parte se debió al intento de la administración de Obama de justificar su tratado nuclear con Irán, central para su legado, y que probablemente será recordado como algo malo.

Parece que la administración estadounidense no es capaz de reconocer el hecho de que el ISIS puede ser una herramienta útil para minar los ambiciosos planes de Teherán para la dominación del Medio Oriente (14).

Coincidiendo con el ataque de Ghouta, y para añadir algo de dramatismo, se trajeron imágenes del Holocausto a la contienda. El Cleveland Jewis News publicó una carta de “líderes rabinos” urgiendo a que el Congreso apoyara los planes del presidente Obama para atacar Siria. “Le escribimos como descendientes de supervivientes del Holocausto y de refugiados, cuyos ancestros fueron gaseados hasta la muerte en campos de concentración”, afirmaba la carta. Al autorizar los bombardeos aéreos, los rabinos decían: “El Congreso tiene la capacidad de salvar miles de vidas.” (15)

Sin recurrir a esta dramatización, uno podría darse cuenta de que, como muestran los ejemplos de Iraq y Libia, el mejor modo de promover los derechos humanos y de proteger a las poblaciones no es lanzar guerras unilaterales, destruir lo que queda del orden legal internacional y extender el caos.

Uno de los factores que llevaron a que la administración de Obama abandonase sus ataques a Siria, además de la información que podría haber recibido (de acuerdo con Hersh) contradiciendo los informes oficiales, fue el voto del Parlamento Británico contra la guerra, y la movilización del público estadounidense, poniendo presión al congreso de los Estados Unidos para que no autorizara esta aventura.

Si Hillary Clinton es el próximo presidente de los Estados Unidos, es probable que aumenten los pasos hacia la guerra abierta en Siria. Corresponde a los ciudadanos occidentales demandar que las afirmaciones que justifican guerras sean examinadas con el mayor del rigor científico y que todos los puntos de vista sean escuchados, no sólo aquellos que están con la agenda militarista.

Notas

1 http://www.ippnw.de/commonFiles/pdfs/Frieden/Body_Count_first_international_edition_2015_final.pdf
2 For a critique of the NYT-HRW claims, see https://consortiumnews.com/2014/04/07/the-collapsing-syria-sarin-case/. The August 2016 UN report that accuses the Syrian government of having used chemical weapons does not deal with the 2013 events: http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=54752#.V9J4niOLQ_U
For a discussion of this UN report, see http://www.defenddemocracy.press/un-team-heard-claims-staged-chemical-attacks/
3 https://www.documentcloud.org/documents/1006045-possible-implications-of-bad-intelligence.html. For more discussion of the « evidence », see also Gareth Porter: How Intelligence Was Twisted to Support an Attack on Syria, http://www.truth-out.org/news/item/18559-how-intelligence-was-twisted-to-support-an-attack-on-syria.
4 The Red Line and the Rat Line London Review of Books Vol. 36 No. 8 · 17 April 2014
5 Whose Sarin? London Review of Books Letters, Vol 36, No 10, 22 May 2014
6 http://www.europe1.fr/politique/fabius-sur-la-syrie-la-france-ne-decide-pas-seule-2669505
7 http://www.timesofisrael.com/israeli-intelligence-seen-as-central-to-us-case-against-syria/
8 http://www.haaretz.com/news/diplomacy-defense/1.545661
9 http://www.usnews.com/news/articles/2013/09/06/jewish-lobby-seeks-to-turn-tide-on-syria-debate-in-congress
10 http://www.bloomberg.com/news/2013-09-04/adelson-new-obama-ally-as-jewish-groups-back-syria-strike.htm
11 http://www.timesofisrael.com/us-rabbis-urge-congress-to-back-obama-on-syria/
12 https://wikileaks.org/clinton-emails/emailid/18328
13 http://www.nytimes.com/2013/09/06/world/middleeast/israel-backs-limited-strike-against-syria.html?
14 http://besacenter.org/perspectives-papers/destruction-islamic-state-strategic-mistake/
15 Cleveland Jewish News, 9/6/2013


jean-bricmont2Jean Bricmont

Theoretical physicist and philosopher of science

Professor at the Université catholique de Louvain


About The Author

Related posts

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *