18 Agosto, 2017

Las personas más empáticas son más religiosas, pero piensan con menos claridad

De acuerdo con la teoría empatizadora-sistematizadora descubierta por el neuropsicólogo Simon Baron-Cohen, la mente de las personas puede ser clasificada sobre la base de estas dos dimensiones: empatía y sistematización. Tests basados en el reconocimiento de emociones faciales o sobre razonamiento mecánico mostrarían que las mujeres superan en general a los hombres en la escala de empatía y que los hombres superan a las mujeres en la escala de sistematización. Como hemos explicado otras veces, no se trata de una dicotomía. Hay hombres más empáticos y mujeres más sistematizadoras, pero existen interesantes diferencias tanto en el promedio como en los extremos de la distribución. Para Baron-Cohen los factores sociales no explican la totalidad de la variación, como evidenciaría desde fases del crecimiento muy temprano el papel de la testosterona fetal (Baron-Cohen et al., 2011).

Los extremos de la distribución son particularmente interesantes. La gente con mayores habilidades espaciales y cuantitativas, y con más CI, orbitan naturalmente alrededor de las carreras científicas y técnicas, donde encontramos una sobrerrepresentacion masculina muy resistente a intentos de cambio. Por otra parte, la gente con mayores habilidades empáticas, y en general que muestran más interés en las personas que en las cosas, tienden a orbitar alrededor de las carreras humanistas, donde encontramos una sobrerrepresentacion femenina sistemática, igualmente resistente.

Esta forma de organización cerebral también implica algunas consecuencias problemáticas, negativas, e incluso clínicas. Cerebros demasiado “masculinos” tienen un riesgo mayor de padecer autismo, y se ha propuesto a la anorexia nerviosa como patología candidata del “cerebro extremo femenino”. Otro subproducto de estos mecanismos evolutivos podría ser el ateísmo, bastante más frecuente en los hombres.

Dicho de forma un poco gruesa, se podría pensar que las virtudes sistematizadoras mejoran el razonamiento y que las virtudes empáticas mejoran las relaciones personales. Pudiera ser, en este sentido, que la empatía llevara a la religión, pero a razonar peor.

Distintas correlaciones entre la empatía y las creencias religiosas y paranormales
Distintas correlaciones entre la empatía y las creencias religiosas y paranormales

Un estudio reciente de Marjaana Lindeman y sus colegas (2015) de la universidad de Helsiniki intenta responder a este interrogante. Su muestra está formada por casi 3000 finlandeses, creyentes y no creyentes, que han respondido a una serie de cuestionarios online para medir sus habilidades en el reconocimiento de emociones y también su capacidad para pensar con claridad. Aparentemente, esta forma de pensar está relacionada con la habilidad para librarse de sesgos e ilusiones cognitivas recurrentes. Como explica el blog Epiphenom, el “sesgo teleológico” tiene lugar “cuando las personas piensan habitualmente en las cosas en términos de propósito, incluso cuando carecen lógicamente de él”. Otro sesgo es la confusión de “conocimiento central”, que implica “confundir las metáforas con la realidad”.

Los resultados del trabajo confirmarían en general que las personas más empáticas, y en particular las hiper-empáticas, realmente tienden a ser más religiosas, y también a creer más en fenómenos paranormales, mientras que tienen más dificultades para entender los “sistemas organizados”, así como una capacidad algo inferior para pensar con claridad.

About The Author

Related posts

22 Comments

  1. Eduardo

    Quizás la asociación entre empatía y religión solo vale para las religiones europeas (cristianismo), o bien para las religiones con un fuerte carácter moralizante, entre las que yo dudaría contar al Islam.

  2. Emilio

    En mi opinión la empatía es un sentimiento grupal que pone en funcionamiento una respuesta según lo que esté en juego. Tan extenso como la especie o incluso más allá, o tan estrecho y pequeño como un equipo de fútbol.

    Entre hinchas de equipos de fútbol rivales la empatía se borra cuando lo que está en juego se dirime entre los dos, aunque se reactive cuando lo que hay que defender es el fútbol.

    Las guerras de religión asolaron Europa durante decenas de años, sin embargo hoy la necesidad de aproximarse entre algunas de ellas está al orden del día, conscientes de la pérdida de peso e influencia social.

  3. idea21

    Quizá suceda que las personas hiperempáticas buscan redes sociales donde puedan dar rienda suelta a su tendencia comunicativa y perceptiva. Las llamadas “religiones compasivas” son las que ofrecen mejores vínculos de esta clase.

    El pensamiento racional, en cambio, ofrece peores opciones porque no se ha diseñado ningún sistema de este tipo con base racional. De eso no tiene culpa el racionalismo, sino las limitaciones de la cultura actual.

    Recordemos la “religión” supuestamente racional que era el comunismo, que ofrecía la experiencia militante a los individuos, pero en términos tan limitadores de la expresión empática que al final resultaban poco atractivos y no podían competir con las viejas tradiciones de las religiones compasivas.

    Sin embargo, no parece que haya ningún obstáculo lógico para que en un futuro se desarrollen redes sociales (por el estilo de congregaciones) que permitan a los individuos empáticos dar rienda suelta a sus aspiraciones a mantener relaciones de extrema confianza, mutua introspección y “producción en serie” de bienes afectivos.

  4. Rawandi

    “Como se entenderia la falta total de empatia en grupos religiosos fundamentalistas?”

    Cristina, tu pregunta es autocontradictoria, ya que la existencia de cualquier grupo humano resulta imposible a menos que sus miembros empatizen entre sí, aunque obviamente puedan no empatizar con los individuos de grupos ajenos.

    Históricamente, los grupos religiosos han tendido a despreciar a los individuos ajenos al propio grupo. En lo que respecta a la aniquilación de los denominados “infieles”, los cristianos se han mostrado tan feroces como los mahometanos. Recordemos por ejemplo la masacre de San Bartolomé, del siglo XVI, en la que los católicos franceses asesinaron a miles de protestantes compatriotas suyos.

    La Ilustración europea ha suavizado bastante a los cristianos, aunque por desgracia aún no ha llegado plenamente a los mahometanos. Quizá el islam sea una religión más fanática que el cristianismo.

  5. Eduardo

    Los cristianos ya venían “suavizandose” siglos, como ha argumentado Peter Frost y hemos explicado aquí otras veces. Las propuestas de la Ilustración prosperaron precisamente porque el terreno ya estaba abonado. El Islam pretenece a pueblos con características culturales, étnicas o de parentesco drásticamente distintas a las de los pueblos europeos.

    El Islam no se puede “ilustrar” a la europea, y de hecho llevan siglos rechazando activamente tal cosa. Existen “librepensadores” en el Islam medieval, pero representan anécdotas marginales. Por otra parte, es interesante que el mito de un Islam superior y de hecho más “ilustrado” que los cristianos europeos fuera un invento de pensadores occidentales, al menos desde el siglo XVIII. En España estas ideas se han recibido tardíamente, por ejemplo a través de la interpretación de Américo Castro, tan difundida, o incluso de la versión radical de Goytisolo, premiado recientemente.

  6. idea21

    Las tendencias “hiperempáticas” o (“suavizadoras”) existen en todas las religiones, pues la religión es un fenómeno por el cual los individuos se unen en torno a un ideal ético simbólicamente expresado. Pero puesto que la empatía es la base de la cooperación más eficiente,las religiones más “compasivas” tienen siempre una ventaja relativa.

    Las religiones evolucionan a través de las herejías. El cristianismo es una herejía del judaísmo, y el protestantismo una herejía del catolicismo. No sería impensable una herejía musulmana más empática. Así, por ejemplo, Gandhi tuvo un discípulo musulmán: Khan Abdul Ghaffar Khan. Incluso la sanguinaria religión de los aztecas contenía una herejía contraria a los sacrificios humanos que probablemente hubiera acabado triunfando.

  7. Vellana

    “Históricamente, los grupos religiosos han tendido a despreciar a los individuos ajenos al propio grupo. En lo que respecta a la aniquilación de los denominados “infieles”, los cristianos se han mostrado tan feroces como los mahometanos.”
    Pero menos que los ateos: recordemos la noche de los cristales rotos; el jemer rojo; el gulag o la revolución cultural.

    Es una constante histórica que los grupos humanos, sea cual sea el factor aglutinante, actúan contra otros grupos: actualmente el conflicto entre Rusia y Ucrania por no hablar de cosas más habituales como las relaciones entre seguidores de distintos equipos de fútbol.
    Pero el sectario sólo ve la parte que le confirma en su secta… no me gustaría ver a este dirigiendo su secta contra el resto de grupos.
    Un cordial saludo.

  8. Rawandi

    “los cristianos se han mostrado tan feroces como los mahometanos.Pero menos que los ateos: recordemos la noche de los cristales rotos; el jemer rojo; el gulag o la revolución cultural”

    Los nazis eran casi todos cristianos, no ateos. En su cinturón llevaban el lema “Dios con nosotros”.

    Los estalinistas, maoístas y polpotistas sí eran ateos, pero tenían el grave problema de haberse adherido a una doctrina casi tan antiilustrada e irracional como el propio nazismo. El marxismo es una mera parodia de la típica religión abrahámica: Marx, cual profeta majadero, creía conocer el futuro y prometía la llegada de una situación paradisíaca en la que la naturaleza humana se vería mágicamente transformada, con lo cual desaparecería toda opresión.

  9. Rawandi

    “Las propuestas de la Ilustración prosperaron precisamente porque el terreno ya estaba abonado. El Islam pretenece a pueblos con características culturales, étnicas o de parentesco drásticamente distintas a las de los pueblos europeos.”

    Pero Eduardo, las propuestas de la Ilustración han calado bastante en otros lugares, como Japón y la India, que también tenían características culturales y étnicas distintas a las de los europeos.

    “El Islam no se puede “ilustrar” a la europea”

    Pues como lleves razón en eso, la humanidad tiene un muy grave problema.

  10. idea21

    “Los nazis eran casi todos cristianos, no ateos. En su cinturón llevaban el lema “Dios con nosotros”.”

    Hitler y todos los dirigentes nazis eran ateos. La ideología nazi era atea. Otra cosa es que por conveniencia política se hicieran concesiones al cristianismo. También Stalin, durante la guerra, aflojó la presión sobre las iglesias a cambio de que cooperasen moralmente en el esfuerzo bélico.

    “El marxismo es una mera parodia de la típica religión abrahámica”

    El marxismo es un caso más de religión atea (como el nazismo, el confucionismo y ciertas formas de budismo y taoísmo). Conviene que nos vayamos ya librando de la imprecisión de oponer “religión” y “ateísmo”. En su reciente libro “De animales a dioses”, Yuval Harari habla de “religiones de la ley natural” para referirse a las religiones ateas.

    El antropólogo Clifford Geertz escribió que jugar al golf podría ser una religión… siempre que le demos a ello un significado trascendente.

  11. Rawandi

    “Hitler y todos los dirigentes nazis eran ateos.”

    No sé en qué te basas para afirmar eso. Tengo entendido que el único gerifalte nazi ateo era Martin Bormann. Todos los demás, incluyendo a Hitler, eran creyentes.

    La biografía de Hitler escrita por el historiador John Toland incluye numerosas citas que demuestran que el líder nazi mencionaba en sus discursos a Dios con respeto y agradecimiento de manera sistemática. Un dictador ateo jamás haría eso.

    “La ideología nazi era atea.”

    Falso. La ideología nazi era pangermanista, antimarxista y antisemita. No atea.

    “Otra cosa es que por conveniencia política se hicieran concesiones al cristianismo. También Stalin, durante la guerra, aflojó la presión sobre las iglesias a cambio de que cooperasen moralmente en el esfuerzo bélico.”

    ¿Acaso Stalin se dedicaba a dar machaconamente las gracias a Dios Todopoderoso en todos sus discursos? No, ¿verdad?. Pues mira por donde, Hitler sí lo hacía. Eso demuestra que en materia religiosa ambos dictadores tenían posiciones antagónicas.

    “El marxismo es un caso más de religión atea (como el nazismo, el confucionismo y ciertas formas de budismo y taoísmo).”

    No. Toda religión es animista, es decir, requiere la creencia en la existencia de personas incorpóreas. Los sistemas de creencia ateos, como por ejemplo el marxismo, son ideologías no religiosas.

    “Conviene que nos vayamos ya librando de la imprecisión de oponer “religión” y “ateísmo”.”

    Al contrario, precisamente para mantener la precisión lingüística deberemos seguir distinguiendo vocablos tan obviamente diferentes como “religión” y “ateísmo”.

  12. idea21

    “La biografía de Hitler escrita por el historiador John Toland incluye numerosas citas que demuestran que el líder nazi mencionaba en sus discursos a Dios con respeto y agradecimiento de manera sistemática. Un dictador ateo jamás haría eso.”

    Creo haber leído la biografía de Toland (y la de Kershaw, y la de Irving, y la de Fest)y no se dice en ninguna parte que Hitler fuera creyente. Menos todavía si te lees el “Mein Kampft” y “Las conversaciones privadas de Hitler”. A veces podría mencionar a “Dios” en el sentido de “Providencia”, que era más habitual. En los discursos diría lo que le conviniera políticamente, pues era un gran cínico. Mientras duró la guerra trató de tener contentos a los creyentes. Siempre desaprobó la idea de Himmler de promover un neopaganismo germánico: consideraba que, falta de apoyo estatal, la religión cristiana iría quedando abandonada y que la ideología nacionalsocialista cubriría perfectamente las funciones “trascendentes” de la religión cristiana, a la que despreciaba (muy clarificador sobre eso “Las conversaciones privadas”).

    “para mantener la precisión lingüística deberemos seguir distinguiendo vocablos tan obviamente diferentes como “religión” y “ateísmo”.

    La definición de Wikipedia de religión es: “una actividad humana que suele abarcar creencias y prácticas sobre cuestiones de tipo existencial, moral y sobrenatural”, pero lo sobrenatural, aunque habitual en la mayoría de las religiones, no es imprescindible.La wiki en inglés no incluye ese aspecto: “A religion is an organized collection of beliefs, cultural systems, and world views that relate humanity to an order of existence”.

    El artículo después incluye la definición de Geertz, más precisa (sin sobrenaturalidad):«La religión es un sistema de símbolos que obra para establecer vigorosos, penetrantes y duraderos estados anímicos y motivaciones en los hombres, formulando concepciones de un orden general de existencia y revistiendo estas concepciones con una aureola de efectividad tal que los estados anímicos y motivaciones parezcan de un realismo único»

    La definición de Emile Durkheim va en el mismo sentido. El artículo de la wiki refleja la controversia al respecto, por lo que no vale la pena polemizar al respecto. Yo puse el ejemplo del libro reciente de Yavul Harari, pero otros autores modernos, divulgadores muy dotados, como Jared Diamond, siguen dudando al respecto.

    Para no hacer esto muy largo, me limito a precisar que los fenómenos sociales conviene que los estudiemos por la realidad de su efecto en individuos y grupos. Si un fenómeno afecta a individuos y grupos de la misma forma que una religión, podemos -me parece- considerarlo religión, con indiferencia del contenido, siempre variable y contingente.

    En todo caso, el artículo que se comenta tiene que ver con la religión en Finlandia. Y allí todos los que se consideran “religiosos” (o casi todos, porque algún budista habrá) son creyentes en lo sobrenatural.

  13. Rawandi

    “Creo haber leído la biografía de Toland y no se dice en ninguna parte que Hitler fuera creyente. Menos todavía si te lees el “Mein Kampft” ”

    Una de dos: o no has leído esa biografía o te falla por completo la memoria. Toland no solo afirma que Hitler era creyente sino que además lo demuestra citando literalmente múltiples declaraciones públicas, todas ellas abiertamente religiosas, de su biografiado. Una de esas citas la extrae Toland precisamente del ‘Mein Kampf’.

    Hitler, que recibió la confirmación católica en la catedral de Linz, ya despotricaba contra el ateísmo ante sus compañeros en el albergue de Viena, cuando no era más que un joven vagabundo. Y siguió haciendo declaraciones explícitamente religiosas tanto durante su carrera de político como tras convertirse en dictador.

  14. Rawandi

    En cuanto a la definición de religión, me parece que tanto Durkheim como Geertz tienen mucho que aprender del antropólogo británico del siglo XIX E. B. Tylor. El “contenido” que está siempre presente en toda confesión religiosa es el animismo.

    En consecuencia, la religión puede definirse, por ejemplo, como el intercambio de favores con sujetos incorpóreos: espíritus de difuntos, espíritus angélicos y espíritus divinos.

  15. idea21

    Nunca he comprendido porque tantos ateos se empeñan tanto en afirmar que la religión es exclusivamente la creencia en los seres sobrenaturales. Puesto que tales seres sobrenaturales no existen, tendría que darles exactamente igual. Los ateos que escriben estas cosas demuestras estar llenos de prejuicios y supersticiones, por el estilo de los creyentes.

    Ya he dicho que no voy a polemizar sobre el asunto. He dado referencia y textos que Rawandi no puede desmentir (y, por cierto, Tylor es uno de los primeros antropólogos, del siglo XIX, lo que lo hace explicablemente maś impreciso).

    “la religión puede definirse, por ejemplo, como el intercambio de favores con sujetos incorpóreos: espíritus de difuntos, espíritus angélicos y espíritus divinos.”

    Eso hace equivaler “religión”, por ejemplo, al espiritismo y otras prácticas por el estilo sin consecuencias sociales.

    Y de lo que se trata en el artículo es de las consecuencias psicosociales de la religión. Sobre si la religión influye o no en el comportamiento social. Las prácticas supersticiosas tipo espiritismo, astrología o ufología no tienen nada que ver con la forma en que la sociedad asume el comportamiento ético y sus relaciones de grupo.

    En cuanto a lo de que Hitler creía en Dios (y, encima, católico) es tan disparatado que mejor no hacer más comentarios.

  16. Vellana

    “En cuanto a lo de que Hitler creía en Dios (y, encima, católico) es tan disparatado que mejor no hacer más comentarios.” Lo que Hitler fuera, en este caso, creo que es lo de menos. La cuestión es qué era el nazismo, y, como afirma Rawandi, era una ideología, como poco agnóstica.
    Un saludo.

  17. idea21

    “La cuestión es qué era el nazismo, y, como afirma Rawandi, era una ideología, como poco agnóstica.”

    Claro, pero el que fuese una ideología no quiere decir que también pudiese ser una religión, que es de lo que se trata. El cristianismo también es una ideología, por lo que esa afirmación no nos aclara nada.

  18. idea21

    La distinción valiosa entre “ideología” y “religión” se encuentra en la capacidad que tiene la religión de afectar emocionalmente a personas y grupos dando lugar a cambios de conducta que a nivel de grupo pueden suponer incluso cambios culturales. Por eso es importante la religión.

    recomiendo esta reseña de un buen libro que por desgracia aún no está traducido al castellano

    http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2013/04/la-religion-no-es-acerca-de-dios-2005.html

    Para poner un ejemplo clásico: una persona de comportamiento antisocial está presa, el Estado se gasta un buen dinero en psicólogos y educadores para conseguir que tome actitudes prosociales (que deje de ser delincuente); para ello se trata de transmitirle la ideología humanista-liberal de hoy, de ser un buen ciudadano y disfrutar de la vida sin molestar a nadie; los éxitos suelen ser mínimos. En cambio, dentro de la prisión contacta con un predicador yihadista o evangelista o (si lo da el contexto social) maoísta. Entonces su comportamiento sí se ve afectado y su conducta pasa a ser prosocial (incluso un terrorista puede ser prosocial dentro de determinado modelo social). En suma, se podría decir que “se le ha lavado el cerebro”. Es entonces cuando sabemos que ha intervenido la religión y no solo la ideología.

    También hay religiones sin ideología, por ejemplo, las de las tribus primitivas o la religión tradicional de Roma. No tenían ideología ni doctrina, pero tenían una historia mítica y transmitían un “ethos” particular.

    Hay quien piensa que las religiones ya no son necesarias, puesto que nunca podrían ser racionales. Eso se puede discutir.

  19. Rawandi

    “Nunca he comprendido porque tantos ateos se empeñan tanto en afirmar que la religión es exclusivamente la creencia en los seres sobrenaturales.”

    Oye, no nos culpes a “los ateos”, porque en realidad casi todo el mundo, creyentes incluidos, “se empeña” en tener esa definición de religión que a ti no te gusta.

    ¿Te has molestado acaso en mirar la definición de religión que trae el diccionario? Hazlo, por favor, ya verás qué susto te llevas. Todo el mundo conduce en dirección equivocada salvo tú, ¿verdad? 😉

    “Puesto que tales seres sobrenaturales no existen, tendría que darles exactamente igual.”

    Eso que dices es profundamente estúpido. Que nuestros vecinos tengan fe en majaderías es cualquier cosa menos irrelevante, porque las creencias de las personas influyen en su comportamiento.

    “y, por cierto, Tylor es uno de los primeros antropólogos, del siglo XIX, lo que lo hace explicablemente maś impreciso”

    Vaya ridiculez. Darwin fue anterior a Teilhard y sin embargo la perspectiva del primero era mucho más precisa y acertada que la del segundo.

    “hace equivaler “religión”, por ejemplo, al espiritismo y otras prácticas por el estilo sin consecuencias sociales.”

    El espiritismo, como cualquier otra religión, tiene consecuencias sociales.

    “En cuanto a lo de que Hitler creía en Dios (y, encima, católico) es tan disparatado que mejor no hacer más comentarios.”

    Buscaré las citas de Toland.

  20. Rawandi

    El libro de Toland contiene muchas declaraciones hitlerianas explícitamente religiosas, pero para no aburrir me limitaré a copiar dos de las más contundentes:

    “Por lo tanto, ahora estoy convencido de que actúo como agente del Creador al combatir a los judíos y de que estoy haciendo el trabajo del Señor” Adolf Hitler, ‘Mein Kampf’, Eher, 69

    “Una vez que se tomó la decisión, el Führer hizo saber a los encargados de poner en práctica la Solución Final que las matanzas debían realizarse “lo más humanamente posible”. Esto casaba con su convicción de que él seguía los designios de Dios al limpiar el mundo de sabandijas. Todavía era miembro de la Iglesia católica, a pesar de que detestaba su jerarquía (“Soy católico ahora, tal como lo he sido siempre, y siempre lo seré” [Gerhard Engel. ‘Heeresadjutant bei Hitler 1938-1943’. Deutsche Verlags-Anstalt, 1974, p.31]), y como tal tenía muy interiorizada la idea de que los judíos eran los asesinos de Dios. El exterminio, por lo tanto, podía llevarse a cabo sin remordimientos, ya que él sólo actuaría como la mano vengadora de Dios” John Toland, ‘Adolf Hitler’ (1976), página 1048

  21. Eva

    Al leer el artículo lo primero que pienso (como supongo que le pasa a muchos) es en que grupo encajo. Ahora mismo lo tengo difícil: soy mujer, licenciada en ciencias físicas, me considero (y me consideran) muy empática pero también “sistematizadora” que según lo expuesto implica pensar con claridad. Por cierto, también soy atea.
    Después de la lectura del artículo me surgen ciertas dudas: ¿Soy un bicho raro? ¿Qué fiabilidad estadística y científica tiene este estudio?
    Está basado en una teoría, cierto, pero ya solo el título refleja unas cuantas deducciones difíciles de probar, o más bien expongo un caso que no cumple ninguna de las condiciones. Se puede ser muy empático, ateo y pensar con claridad.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *