Navegar a...

Publicado por el 18 nov, 2010 en Tercera Cultura | 26 comentarios

ANTICIENCIA EN EVIDENCIA

Este artículo ha sido leido 1079 veces

por Fernando Peregrín Gutiérrez

Tablón de denuncias

ANTICIENCIA EN EVIDENCIA— No vas a conseguir nada—me dijeron mis amigos cuando les hablé sobre este proyecto; uno de ellos, incluso precisó:

—A la mayoría de los lectores de los diarios les importa muy poco la ciencia y, mucho menos, ese analfabetismo científico disfrazado de falaz erudición al que pretendes fustigar. Es una batalla perdida. Y en cuanto a la creencia en cuestiones irracionales y en burdas supercherías, no esperes tampoco persuadir a los convencidos de que están equivocados.

Aún asintiendo en parte con lo anterior, continué adelante con mi idea, que expongo ahora, por vez primera, a mis lectores. Proseguí porque, debo confesar antes de nada, no pretendo cambiar mucho las cosas; pero sí al menos tratar de denunciar desde esta columna las embestidas e infracciones contra la ciencia que se cometen con gran frecuencia en los medios de comunicación, tanto respecto de los conocimientos como de los métodos de pensar y códigos de conducta de los científicos que se han desarrollado y perfeccionado en el curso de la empresa científica moderna. Pretendo, a lo sumo, y con la ayuda de mis lectores, ser el pertinaz denunciante, la mosca cojonera de los impostores intelectuales, que, sin necesidad, y para apabullar a sus desapercibidos lectores u oyentes, presumen, incurriendo en los disparates más hilarantes, de la erudición científica que no tienen; de los relativistas cognitivos, que pregonan, en nombre de una infundada democracia de los saberes, que tanto vale el conocimiento científico como el que nos aportan las narraciones de mitos y leyendas; de los que, en nombre de una supuesta ley periodística de equidistancia informativa entre posturas enfrentadas, conceden igual crédito e importancia a la opinión sobre el cáncer de el curandero o el sanador energético de auras que a la del oncólogo; de los dogmáticos y fundamentalistas de toda laya—incluyendo a los ecologistas místicos y profundos—que padecen atrofia irreversible del sentido de la duda y del escepticismo indagador; de los que atribuyen a supuestas ciencias heterodoxas y esotéricas algunos fenómenos paranormales, por el simple hecho de que carecemos—muchas veces por falta de la información necesaria—de la explicación racional de los mismos basada en el sentido común y en las leyes de las ciencias naturales; de los que recurren al prestigio de expresiones como “científicamente demostrado” para hacernos creer en pócimas mágicas y productos milagrosos para nuestra salud y belleza, etcétera.

Detrás de las denuncias que aparecerán en esta columna es conveniente que haya un propósito, más que nada, para evitar que todo se quede en la impresión de que lo que se busca es la venganza de un presumible cientificismo herido o el pregón compulsivo del descrédito de ignorantes y vilipendiadores de la ciencia. Imagino las sonrisas que provocaría si aseverara que el fin de mis denuncias—espero que, muchas de ellas, fruto del aviso de mis lectores—es mejorar el nivel científico de los españoles, que, curiosamente parece que disminuyera a golpe de reforma de las leyes educativas; o despertar una inquietud, una cierta curiosidad por el conocimiento científico que, más que dormir, yace inerte en la mente de tantos políticos e intelectuales de economía, letras y humanidades, que son, no lo olvidemos, los que más mandan en nuestra sociedad. Persigo, en vez, quizá con exceso de ambición e ingenuidad, dos objetivos: primero, que se respete el peso que tiene en nuestra cultura y en la de todos los pueblos, la empresa científica y los conocimientos—transculturales y universales—que proporciona como se respetan otros saberes, en el sentido de que tan inculto se debería considerar al que desconoce los aspectos más básicos y fundamentales de la evolución darwiniana, pongo por ejemplo, como al que confunde la semántica con la retórica, el budismo con el hinduismo o el barroco con el romanticismo; y segundo, pero no menos importante, dejar lo más claro posible que la ciencia, en aquello que es de su competencia, en aquellas materias en las que puede hacer las oportunas preguntas y buscar las respuestas acertadas, es sin duda, con todos sus defectos y limitaciones, el mejor y más fiable sistema de conocimiento que ha sido capaz de desarrollar el intelecto humano.

Queda abierto, pues, este tablón de denuncias de desprecios a la ciencia por parte de los que la desconocen y se jactan de ello; de los profesionales expertos en todo tipo de anticiencia; de los inoportunos y malos usos de los términos y conceptos científicos por los que quieren alardear de los conocimientos que no poseen; de los fraudes y supercherías—sobre todo, si tienen que ver con la salud o con los nacionalismos étnicos y excluyentes—de las seudociencias disfrazadas de ciencia y del ninguneo posmoderno del valor cognitivo único, por falsable, de la ciencia en materias de su competencia. Pido ayuda a mis lectores, que podrán hacerme llegar sus denuncias por carta o a la dirección de correo electrónico siguiente: fdoperegrin@telefónica.net

26 Comentarios

  1. Cada pequeño esfuerzo suma y tiene resultados, aunque sean a largo plazo. Mucho ha cambiado en los últimos trescientos años gracias a la suma de multitud de pequeños esfuerzos. Ahora mismo hay maestras completamente anónimas que están colaborando, en oscuros rincones de los países subdesarrollados, a que este planeta sea mejor dentro de diez, veinte, cincuenta años.

  2. Entiendo tu queja ¿pero puedes ser más explícito? Yo creo que nadie va encontra de la ciencia. Todo el mundo sabe que si tiene cáncer necesita tratamiento clínico y profesional. Curanderos es para cuando no tienes otra alternativa. Para cuando uno es pobre y no se puede permitir el tratamiento. ¿Entonces que le queda? Lo grave sería que estos mensajes contra la ciencia y pro curanderos vengan de gente pudiente. ¿Es así? Necesito más ejemplos para enteder. Si fuera un ordernador y leyese el texto daría “syntas error” es decir no entiendo.

  3. ¿No podéis escribir más sencillo¿ Que lo entienda un niño. Y con todos los respetos. Es que es la prueba del algodón.

  4. No se sí te referías al texto o a mí comentario. Yo, por mi parte, he querido decir que aplaudo la iniciativa de Peregrín, que cada pequeño esfuerzo suma.

    Tienes razón en pedir que se escriba más sencillo.

  5. Me refería al texto de Fernando Peregrin. Preferiría textos más directos y sencillos. Las cosas pueden ser complejas pero es mejor explicarse lo más sencillo posible. Es mi parecer.

  6. Nuestra ministra de sanidad lleva una pulsera que, por lo visto, le ayuda a mantener el equilibrio. Anécdotas aparte, en mi opinión el problema no son todas esas revistas para gente alternativa, es decir, gente que quiere entenderlo todo sin necesidad de estudiar. El problema estaría en los artículos científicos que se publican en los medios considerados serios. Un amigo mío, reconocido profesional de la medicina, sostenía que, a juzgar por el lamentable nivel que suelen tener los artículos dedicados a cuestiones médicas, se puede colegir los que se dedican a cualquier otra rama de la ciencia serán igual de porqueriosos. Por cierto que el otro día vi una farmacia en la que se anunciaba como remedio de todos los males un tratamiento con “celulas madres vegetales activadas”. Siendo vegetales, pensé, el Papa no pondrá objeciones a que regeneres el órgano que sea del que estés necesitado.

  7. Me parece una inciativa muy buena, y por cierto, en cuanto al estilo comunicativo me parece el adecuado. Si una acepción no se entiende, tan sólo hay que recurrir al diccionario. La educación no sólo se hace en los colegios, la persona también puede desarrollar habilidades para que profundice en su propia formación. Para mensajes “simplistas” no hace falta poner en marcha iniciativas como esta.

  8. Para eso está el colegio farmacéutico para regular lo que se vende en las farmacias. ¿Habéis pedido explicaciones en vez de quejaros tanto?

    Sobre el estilo del texto, subjetivamente respeto todas las opiniones. Objetivamente mucha palabra para dos o tres ideas. Lo siento.

  9. Estoy completamente de acuerdo con MLL. ¿Qué es lo que no se entiende? En cuanto a que “El problema estaría en los artículos científicos que se publican en los medios considerados serios” que señala otro interviniente es desmoralizante, pues intervenciones de este tipo es precisamente lo que Fernando Peregrin trata de combatir en su artículo. Sin matizar, sin aclarar que medios son ni a qué artículos se refiere, sino que generaliza y se refiere a todos los artículos científicos que se publican en medios serios. ¡Para este viaje no se necesitan muchas alforjas! Es tal la degradación que se está dando en muchos medios de comunicación, con telebasura y belenestebismos a todas horas, que cualquier cosa en la que haya que pensar genera protestas. El nivel de cualquier alumno de segundo de bachillerato de ciencias tiene que estar preparado para recibir los principios básicos de la mecánica cuántica si quiere estudiar química, incluso de la teoría de la relatividad, cálculo diferencial e integral, etc, etc y sin embargo, un artículo periodístico como este parece muy difícil de leer. ¡Pero en qué mundo vivimos!

  10. Con el comentario anterior no quiero suponer que ningún medio serio sea susceptible de crítica cuando sea necesaria, pero sin generalizar ni condenarlo si habitualmente practica su trabajo con seriedad . Valga el siguiente ejemplo: Para mí uno de los mejores programas en la parrilla nocturna de televisión es el de CNN+, “HOY”, que presenta Iñaqui Gabilando, con comentarios editoriales que para mí son excelentes. Sin embargo, para divulgar ciencia suele entrevistar de vez en cuando a Carlos Martínez, ex secretario de estado y biólogo molecular del que quiero pensar que en su trabajo como científico lo debe de hacer bien. En esa noche le tocó hablar de un tema que no es el suyo, sino sobre el origen del universo. La cantidad de disparates y de datos erróneos que el hombre soltó me hizo sentir vergüenza ajena como en pocas ocasiones, mientras que los contertulios le miraban admirados como si estuviesen escuchando al “oráculo de Delfos”. El espectáculo no pudo ser más deprimente. Intenté buscar una web del programa o de la cadena para solventar el error pero fue imposible encontrar nada, por lo que supongo que dicho programa, que durante los fines de semana se emite en redifusión, volvería a emitir todos los disparates vertidos anteriormente. Después le he vuelto a escuchar a C. Martínez de nuevo hablando sobre el cerebro y la inseguridad y poca información sobre el tema que mostraba me han confirmado que este hombre se debería dedicar a hablar de lo suyo y el programa debería tener un cierto control de lo que emite. Con todo esto lo que quiero decir es que también los científicos deberían preocuparse en tener una cultura científica general, con mayor razón que cualquier otro particular, y si se decide hablar en público para divulgar debería realizar una mínima preparación del tema y , desde luego, tener certeza de lo que dice. Porque aunque los que le rodean no se enteren la ciencia sí se desacredita.

  11. Queda más claro así…

    Denuncia:
    Embestidas e infracciones contra la ciencia.
    - frecuentes en los medios de comunicación.
    - sobre los métodos, códigos de conducta y conocimientos

    Infractores:
    - medios de comunicación
    - perfil relativista cognitivo
    - democracia de los saberes (ciencia y mito).
    - periodista de equidistancia informativa entre posturas
    enfrentadas.

    Propósito:
    - Mejorar el nivel medio científico de los españoles.

    Objetivos:
    - se respete el peso que tiene en nuestra cultura y en la
    de todos los pueblos, la empresa científica y los
    conocimientos — transculturales y universales.

    - revindicar que la ciencia con todos sus defectos y
    limitaciones es el mejor y más fiable sistema
    de conocimiento que ha sido capaz de desarrollar el
    intelecto humano.

    Invitación a los lectores:
    - Expongan las embestidas e infracciones de la
    ciencia aquí.

    Y yan van varias denuncias:
    – CNN+
    – farmacias

    Confieso que yo no me he fijado y es posible que me trague cierta basura.

  12. ¿es la intervención de la CNN+ una embestida contra la ciencia? No lo creo. Sí es una mala actuación, una actuación desacertada. Un barómetro del estado de opinión. Es consecuencia de una mala comprensión. Pero no hay intencionalidad. Opinó y se equivocó.

    ¿es el tratamiento en la farmacia una embestida? No lo creo. Habrá que preguntar al colegio de farmaceuticos porqué aprobó ese medicamento.

    Así que de momento para mi estamos a cero en el tablón.

  13. Pero quiero expresar que el artículo me parece excelente. Y además está muy bien escrito.

    Totalmente de acuerdo en lo que cita:

    “A la mayoría de los lectores de los diarios les importa muy poco la ciencia y, mucho menos, ese analfabetismo científico disfrazado de falaz erudición al que pretendes fustigar. Es una batalla perdida. Y en cuanto a la creencia en cuestiones irracionales y en burdas supercherías, no esperes tampoco persuadir a los convencidos de que están equivocados.”

    Porque los lectores no son tontos…

  14. Dentro del mundo esotérico existe un sector que abarca el mundillo de las medicinas alternativas, entre las cuales la homeopatía es una de las estrellas. En los múltiples estudios realizados no ha podido nunca comprobarse el caracter científico de dicha práctica, situándose sus posibles casos favorables en uno más de los efectos placebo. Atraído por el anuncio de las cartas de protesta que desde otras páginas webs se están dirigiendo al rectorado de la universidad de Zaragoza, me entero que en esa universidad se acaba de inaugurar la “cátedra de homeopatía” para impartir “homeopatía clínica” ??, al parecer patrocinada por una denominada multinacional Boiron.
    Me gustaría conocer la opinión de los profesores de dicha universidad al tener que compartir claustro con semejantes personajes. La degradación empieza poco a poco, pero nunca se sabe hasta donde puede llegar.

  15. Lamento, si como dice Xavier Rovira, mis entradas son confusas, cosa que me cuesta cierto trabajo aceptar

  16. No son confusas. El texto es excelente. El estilo puede ser más sencillo o más tejido. Eso es todo. No quiero ofender. más faltaría. Felicidades.

    i es que gotas sobre gotas..somos olas que hacen MARES..gotas diferentes pero gotas todas iguales,una ola viene i dice…SOMOS UNA MAREA DE GENTE TODOS DiFERENTES REMANDO AL MiSMO COMPAZ…

    Os invito a escuchar esta canción de MACACO. Saludos

  17. Además creo que el texto ha obrado un efecto positivo en mi. Pues voy a estar alerta por si veo irregularidades en el mundo de la comunicación y si las detecto a bien seguro que las escribiré aquí.

    A ver que recolectamos…

    Suerte y felicidades a todos los que escribís.

  18. Quiero que se entienda mi crítica porque es para aportar mi grano de arena para que los artículos sean aún de mayor calidad.

    Y en mi opnión ya son excelentes. Además creo que el autor es una persona de renombre. Y supondo que flores ya recibirá así que… ¿porqué no
    también una crítica constructiva?.

    Lo único que quería aportar es que a veces el estilo narrativo ayuda a enmascarar alguna carencia en el contenido.

    En este caso el texto es claro y el contenido es excelente. Pero no profundiza en el porqué de estos ataques a la ciencia y si hay una
    intencionalidad o simplemente es consecuncia de una falta de rigor. Y entonces te quedas a medias.

    No es cierto que hay una campaña anticiencia. Todo el mundo sabe que el nivel de la televisión está bien pero que hay mucho prgrama basura.

    Porque hacer una programa de calidad cuesta más dinero y más tiempo. Entonces quizás por las prisas y la falta de preparación se emiten contenidos que no hacen honor a la ciencia.

    Pero eso es una consecuencia de. No es causa. No creo que haya una
    intencionalidad. Aunque si una responsabilidad.
    De todas maneras sí es cierto que hay calidad, unas veces sí y otras no en la televisón.

    Se plantean entonces las siguientes preguntas:

    ¿Cómo se regula el contenido y la calidad de las televisiones privadas para ofrecer un contenido que respete la honorabilidad de las personas en todas sus facetas: ciencia, arte, literatura, entretenimiento.

    ¿Los periodistas piensan lo que escriben o el editor los presiona para que escriban un artículo en una semana y que más o menos de el pego?

    ¿Estos fallos que se cometen son anticiencia o es que somos regulines?
    ¿o queremos y sabemos pero no podemos porque algo o alguien no nos deja?

    ¿El farmacéutico que vende un producto novedoso, un tanto dudoso pero que lo publicita en exceso lo hace por interés económico?

    Sobre la pulsera solo quiero comentar que en ningún caso dice que cura nada. A lo sumo que tienes más sentido del equilibrio. Yo no tengo una
    ni voy a comprarla pero un amigo me hizo la prueba del equilibrio y funcionó. No se si es real o puro efecto placebo per así fue. Mi amigo tiene una tía que es psicologa. Ella se asombró al notar lo mismo. Puede ser un truco de magia. Pero incluso tampoco el efecto placebo es anticiencia porque psicologicamente tiene su razón de ser.

    Lo intolerable es la estafa y la creación de falsas expectativas. Pero creo que viene más del boca a boca que de la publicidad de la pulsera.

    Si la publicidad de la pulsera no menciona nada raro. ¿no será que hay personas molestas que lo ponen todo en un mismo saco? Eso si luego redactan un artículo muy bonito pero en un juzgado no funcionaría. Al final han de ser los jueces los justos.

    ¿Son los medios de comunicación siempre justos? Quizás en las noticias importantes sí pero en artículos de opinión flaqueen un poco.

    Saludos,

  19. Si no fuera por el lenguaje accesible de la revista Muy Interesante, probablemente yo estaría perdiendo mi tiempo con cartas astrales, cómics de baja calidad y literatismo. Así que creo que es necesario un acercamiento del divulgador a su público, a través de un lenguaje más sencillo, de frases cortas, del uso comedido de los conceptos. Es más, y eso es una sugerencia: ¿por qué no un enlace en la página de Tercera Cultura diseñada específicamente para los más jóvenes? Un projecto sin duda difícil y costoso, claro está.

    Y con relación a tí, amigo Xavier, he reflexionado y llego a la conclusión de que uno está tan impaciente (y me refiero a mí) con compartir lo que va aprendiendo que acaba siendo un cascarrabias. No sé cuantos años tienes ni de que campo provienes pero alabo tu entusiasmo.

    Aprovecho para sugerir (o recordar) a todos la visita a la sección “La ciencia es la única noticia” del periódico “Público”. No dejéis de visitar los posts más antiguos.

    En cuanto a Peregrín, estoy ansioso por leer el primer post de esta nueva sección: Anticiencia en Evidencia.

  20. Xavier:

    1) La telebasura existe debido a la avidez por beneficios a corto plazo. Es mucho más barato producir un Reality o un programa del corazón que una sección científica o incluso una serie de ficción de calidad. Al dar cabida a programas zafios, los directivos de las cadenas se nos muestran como individuos con una escasa formación Intelectual y Ética. Lo que es preocupante es que propagan ciertas actitudes y comportamientos (culto a la fama, al sexo y a la violencia; desprecio por la ciencia y el arte de calidad) en un medio tan poderoso como la televisión.

    2) No defiendas la pulsera. Es un caso clarísimo de payasada, por lo que promete y por el precio. Intentar “ver el lado positivo” no es de recibo. No metemos en la cárcel a los empresarios de la pulsera porque no estamos, ni queremos estar, en un Estado Autoritario. Yo personalmente creo que deberían estar encerrados.

    Con relación a tu experimento personal con la pulsera, no le des ningún valor. Una experiencia individual no sirve para encontrar la verdad sobre el funcionamiento de nada, porque no es la mejor manera de sacar partido a las capacidades de nuestro cerebro. ¿Ves a la serie House? El médico es un genio y aún así se pasa todo el episodio haciendo hipótesis erróneas hasta que da con la solución.

    No confiar en experiencias subjetivas y aisladas es el primer paso para comprender en que consiste la ciencia.

    Un saludo

  21. Me ha gustado lo de:

    “No confiar en experiencias subjetivas y aisladas es el primer paso para comprender en que consiste la ciencia”.

    Tienes toda la razón.
    Saludos,

  22. Amigo Alexandre, coincido contigo en que el blog de Público “La ciencia es la única noticia” es el de más nivel que he conocido entre sus comentaristas y también el de sus articulistas, casi todos de ganado prestigio, pero su coordinador, un sudamericano que escribe cuentos de matemáticas y apellidado Frabeti, es aficionado a coquetear con la pseudociencia, en concreto con el psicoanálisis, de modo que acostumbra a incluir en sus artículos esta temática y eso que uno de los antiguos articulistas del blog, el físico M.A. Sabadell, tenía una sección dedicada a rebatir y desemmascarar las pseudociencias.Además Frabeti tiene una serie de amiguetes de esta cuerda psicoanalística a los que en cierto momento dispensó trato de favor, infringiendo el espíritu del blog que no era otro que hablar e intercambiar información y opiniones sobre los mil aspectos de la ciencia. Como consecuencia de un debate tormentoso que tuvo lugar hace meses la gran mayoría de seguidores abandonó dicho blog, incluído M.A. Sabadell, y así continúa alicaído, semidesierto y desconocido por los comentaristas que ahora lo siguen. El otro día me adentré en él y uno de los seguidores antiguos, que clamaba para que regresaran los comentaristas de siempre, escribía: Ahora en este blog “la ciencia no es la única noticia”, sino que “la noticia es hablar de ciencia”
    Este ejemplo viene como “anillo al dedo” para el tema que ha abierto F. Peregrín, pues es el relato de la degradación por la pseudciencia y sus secuaces de un blog perteneciente a un medio público, ante la impasividad del diario que lo patrocina que en esta ocasión es el diario “Público”, aparentemente progresista

  23. No estaba informado, Juan. De hecho hice la sugerencia basándome en el pasado y en la expectativa de que yo mismo volviera por allí. he tenido poco tiempo últimamente.

    Si todo ocurrió tal como tu dices es una pena. Y una muestra de que la terquedad es uno de los peores enemigos de la Ciencia.

    Esta adoración acrítica por Freud tiene más en común con el pensamiento religioso que con otra cosa.

  24. Juan, ¿me puedes decir la fecha de los posts del “debate tormentoso” al que haces referencia? He visto que, efectivamente, Sabadell ya no está, desde enero.

    Un saludo

  25. No tengo la menor idea de las fechas, pero Sabadell dejó de aparecer casi inmediatamente. Además muchas de las intervenciones que hubo en ese debate eran borradas al poco tiempo. El psicoanálisis era lo que sobrevolaba en el mismo y el coordinador nunca dio explicaciones de lo que pasó.
    Saludos

  26. Aunque estoy de acuerdo en lo esencial, yo iría más lejos. No creo que sea equiparable el conocimiento literario, filosófico, histórico, artístico, etc. con el científico porque la ciencia se ocupa de comprender y de transformar el mundo en el sentido que desea el ser humano (salud, riqueza, seguridad, etc.) mientras que el conocimiento no científico sirve para poco más que para completar crucigramas o alardear de “culto”.

    En esto ocurre como con los idiomas que se hablan en España. En realidad un idioma es un sistema de signos para comunicarse. Cuantos más idiomas haya en un pais, menos se entiende la gente y dado que lo ideal sería un solo idioma y este sería el castellano, equiparar a todos los idiomas con el castellano es como equiparar a los conocimientos científicos con el resto de creencias: una herejía para el sentido común.

    Saludos.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


dos + = 9