Tercera Cultura
1 comentario

¿Inocentada o no?

Autor: Félix Ares/Asesor científico de eureka!

Los machos de un escarabajo australiano copulan con ciertas botellas de cerveza de aquel país.

escarabajo australiano «Julodimorpha bakewelli»En el volumen 22 de la revista «Australian Journal of Entomology», publicado en 1983, había un interesante artículo escrito por los investigadores D. T. Gwynne y D. C. Rentz. En él nos explicaban que el macho del escarabajo australiano «Julodimorpha bakewelli», copulaba con botellas de cerveza. Pero no con cualquier botella, sino con unas muy típicas de aquel país cuyo cristal es de color marrón claro y que en la parte lateral inferior tiene varias filas de protuberancias, una especie de granitos, cuya misión creo que es evitar que se resbalen de las manos.

De hecho los autores hablan de varios precedentes; por ejemplo, Douglas en el año 1980 publicó una fotografía de un macho de dicha especie tratando de copular con una botella de cerveza de 370 mL, similar a la que he descrito más arriba.

Nuestros autores para hacer el experimento adecuadamente, colocaron cuatro de estas botellas de cerveza en un área abierta y observaron lo que ocurría. En 30 minutos dos de las botellas habían atraído a los escarabajos. Se observaron que en total seis machos intentaban copular con las botellas. Una vez que los escarabajos estaban sobre ellas no se iban. Los investigadores tuvieron que echarlos de allí. Y no solo eso, sino que en una ocasión vieron que un escarabajo estaba siendo atacado por unas hormigas, que intentaban comerse las partes blandas de sus genitales, y a pesar de ello allí seguía. A unos pocos centímetros de distancia había un escarabajo muerto totalmente cubierto de hormigas.

La explicación que dan los investigadores es que aparentemente la botella está funcionando como una superhembra, ya que su color y brillo es parecido y sus élitros tienen unas filas de puntitos prominentes muy similares.

Las observaciones están de acuerdo con la teoría de la selección sexual que dice que los machos que invierten poco en su descendencia son muy poco selectivos a la hora de elegir una hembra. Incluso el ataque por las hormigas está de acuerdo con la predicción de que los machos están dispuestos a corren más riesgos que las hembras para aparearse.

El artículo termina con una llamada a que las botellas de cerveza no solo son feas y estropean el paisaje, también pueden interferir de una manera notable con el sistema de apareamiento de varias especies de escarabajos.

Recientemente, en septiembre de 2011, los autores de este trabajo han recibido un conocidísimo galardón: el premio Ig-Nobel en la especialidad de biología. Creo que lo tienen bien merecido.

1 Comentario

  1. El gato de Schrödinger says

    «Las observaciones están de acuerdo con la teoría de la selección sexual que dice que los machos que invierten poco en su descendencia son muy poco selectivos a la hora de elegir una hembra.»

    Muy buena esa frase, teniendo en cuenta el contexto. Es propia de un humorista profesional.

    La verdad es que yo mismo habría soltado una buena carcajada si no fuera porque este blog me produce una terrible sensación de desolación marciana, y uno no se ríe fácilmente en Syrtis Major.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *